viernes 18/6/21

Editorial | La seguridad en el trabajo, un derecho fundamental que exige más esfuerzo

El Día Internacional de la Seguridad y la Salud en el Trabajo sirve para mantener encendidas las alarmas sobre las consecuencias que tiene la precariedad laboral. La crisis del covid ha llegado para quedarse en un momento en el que la economía apuraba la recuperación tras la drástica recesión padecida desde 2007. No son buenos tiempos para las empresas, ni para unos trabajadores que lamentablemente afrontan con incertidumbre una situación en la que sólo se escuchan aplazamientos en las fechas para volver a una cierta normalidad. Pero todo esto no puede servir de trampa, incluso mortal en situaciones extremas, para el mundo del trabajo. El Estado debe mantenerse vigilante en un asunto tan fundamental como es la seguridad laboral, un derecho universal de todos en el que cada día es necesario un mayor esfuerzo para conseguir extenderlo a toda la sociedad.

Los daños siguen siendo preocupantes. La provincia registra una media de 26 accidentes laborales al año. En el balance de 2020 se disparan los siniestros más graves un 16%. Son pruebas de que, aunque las cosas han cambiando para mejor, aun existe un margen para reducir la siniestralidad. Pero también obligatorio el permanente llamamiento a la responsabilidad. Los trabajadores deben usar esos medios de prevención que tanto cuesta implantarlos.

,Texto

+Texto

GTexto

Editorial | La seguridad en el trabajo, un derecho fundamental que exige más esfuerzo