martes 17/5/22

Editorial | Sólo diez días de ejercicio de prudencia y responsabilidad

La tradicional bajada de la virgen del Mercado ayer y la procesión de la Dolorosa esta tarde marcan el inicio oficial de la Semana Santa que León celebra —entendido en el doble sentido de la acepción—, tras dos años de penosa inactividad. Vuelven, pues, las procesiones a las calles de León, Ponferrada, Astorga, La Bañeza y otras localidades de la provincia en lo que supone el regreso a la normalidad, que será plena cuando el día 20 no sea obligatorio el uso de mascarillas. El hecho de que eso ocurra precisamente después de Semana Santa supone un ejercicio de prudencia y cautela por parte de las autoridades sanitarias y una llamada a la responsabilidad individual de cada ciudadano durante diez días de aglomeraciones en los templos y tumulto en las calles. Sólo así se evitará que lo que ya damos por pasado vuelve a arrodillarnos.

Editorial | Sólo diez días de ejercicio de prudencia y responsabilidad