jueves 26/5/22

Editorial | Tapón sin final en el acceso hacia Galicia

Las obras para la reparación de los viaductos de la Autovía del Noroeste parecen no tener fin. Arrancaron en el inicio del pasado verano y desde entonces todo el tráfico es desviado en la zona del Cebrero hacia la vieja Nacional VI, para cruzar la localidad de Piedrafita. Una molestia enorme y una complicación de especial relevancia en las jornadas que hay mal tiempo. Sólo los convoyes de camiones con especiales complicaciones disponen de unas horas mínimas de apertura para usar el trazado de la autovía. Sin duda, todo esto supone un problema al que debería buscarse una solución con agilidad. Desde que comenzaron las obras en otros puentes situados unos pocos kilómetros antes, se suceden los tapones en el tráfico en una carretera fundamental para el noroeste de la Península, como eje fundamental del tránsito entre Madrid y Galicia. Después de casi diez meses toca aclarar qué ocurre y cuándo volverá la normalidad.

Editorial | Tapón sin final en el acceso hacia Galicia