martes 24/5/22

Editorial | Vaciado bancario en el mundo rural

La pugna por conseguir que los pueblos no se vacíen se complica con unas contradicciones difícilmente entendibles y justificables. Lejos de los grandes titulares y de las promesas de iniciativas, la realidad en el mundo rural es que las carencias de servicios se agravan cada día que pasa. A la perenne ausencia de establecimientos comerciales, se une el aislamiento por la mala señal en materia de telecomunicaciones junto a la progresiva pérdida de servicios públicos en campos como la sanidad, la farmacia o la educación. Y también esa fuga de entidades como Unicaja —heredera de la inmensa red de sucursales y cajeros de Caja León-Caja España— que recorta constantemente sus prestaciones en la provincia. El vaciado bancario es un fenómeno con consecuencias que debería ser penalizado por las administraciones públicas.

Editorial | Vaciado bancario en el mundo rural
Comentarios