martes. 28.06.2022

Amodorrados todos

Con este calorazo, no hay manera de escribirles algo medianamente decente. Solo se me ocurren columnas calenturientas. Cuánto me arrepiento ahora de no haber aceptado el gabinete de prensa de aquel campamento nudista. «Y mientras Cervantes con la gola en el cuello…», me dirá el erudito lector. En efecto, lógico que no se acordara del lugar de La Mancha. Con este bochorno, ni en la versión microrrelato. Pero peor aún hubo de pasarlo el pobre don Quijote, metido en aquella armadura de su tatarabuelo y deambulante en medio del verano manchego. Y además salió sin botijo, porque en ningún libro de caballería se decía que Amadís o Lanzarote lo llevasen. En cambio, Sancho sí lo portaba, pero es que los escuderos se rigen por otro convenio. «Pues la Legio VI con aquellas falditas escocesas debían de llevar bien los calores», argumentará el mismo lector erudito de antes. Sí, lástima que en León los veranos ya eran entonces de quince días y los inviernos de diez meses. Ahora, toca sudar. Por ello, les escribo esta columna tempranín, para que mis dedos no se me queden pegados al teclado, como a los pianistas en Louisiana. «Pues a mí se me pegan las sábanas todo el día del año», dirá el hijo de la tonadillera. Ya, mozo, pero es que tú vives en eterno calentamiento global. Los demás hemos de ir campeando con la climatología, para que no se nos derrita el buen ánimo en un golpe bajo de calor. Al menos, antes Georgie Dann nos escalofríaba con su canción del verano.

Por ello, hemos de saber cuál es nuestro mejor horario de concentración. Si te dedicas al lanzamiento de cuchillos o a manejas dinamita los amodorramientos no son buenos. Por ejemplo, este juglar jamás ha escrito una columna por la noche, en ninguna estación, incluida la espacial. A las diez, tengo ya a los biorritmos en pijama y a las musas en camisón. Mucho mejor madrugar. «Usted que puede», habrá saltado el conde Drácula. Sí, el calor nunca aprieta a gusto de todos.

Y no me sugieran ir con bermudas por la calle, no me veo con ellas. Antes prefiero pedirle a un antepasado su falda de legionario de la VI. Hum… me pregunto si en aquel campamento nudista aún necesitan quien les lleve el gabinete de prensa… aunque sea como becario.

Amodorrados todos
Comentarios