jueves 09.07.2020

Fusilando verdades

Hay discrepancias acerca de quién dijo primero eso de «La primera víctima de la guerra es la verdad». Haya sido Agamenón o su porquero, es así. La verdad nunca está a salvo del todo, ni tras el armisticio. Leo en redes que Javier Alfonso Cendón, secretario provincial del PSOE en León, ha exigido a la ONU que rectifique oficialmente un dato que dan en su página web. En ella se afirma que el Guernica de Picasso es una obra realizada en protesta «contra las atrocidades de la República en la guerra civil española». Una verdad fusilada al amanecer. Guernica fue bombardeada en abril de 1937, por nazis —que tuvieron una base en nuestra Virgen del Camino— y por fascistas italianos. Picasso había recibido meses antes el encargo del gobierno de hacer una gran pintura para el pabellón español de la Exposición Universal de París, que sirviese para reunir adhesiones a favor de la República. Y fue el bombardeo de Guernica, el que propició que las musas le pillasen trabajando, como a él le gustaba decir, parafraseando a Lope. Con el dolor de la localidad vasca gritaron Príamo —rey de Troya— y Lorca, príncipe de los poetas. Gritaron las víctimas pasadas, presentes y futuras. Pero escribir que plasmó las «atrocidades» cometidas por la República es como mantener que en «Los fusilamientos del 2 de mayo», Goya denunciaba la barbarie española contra prisioneros franceses. Fue en las Naciones Unidas donde Vela Zanetti plasmó su célebre mural, entre 1951 y 1952. Allí, un corresponsal del periódico español «Solidaridad Nacional» le pidió una entrevista. Vela se mostró reticente, pero se le había sugerido que no hiciese discriminaciones. Titularon en portada, con despliegue fotográfico: «Un español decora la ONU». En pintura, el verbo decorar tiene retintín, pero era en el subtítulo donde la verdad caía fusilada: «Representa en un fresco la lucha del hombre conta la superstición». Todo para no escribir dictadura, libertad, represión, derechos humanos… Alfonso ha expresado con respeto su demanda, debe ser atendida. Mantener viva la verdad histórica, todas, pilar maestro del aprendizaje. En caso contrario, mañana un gobernante podría afirmar impune que las bombas atómicas de 1945 las lanzaron los japoneses.

Fusilando verdades
Comentarios