viernes 14/8/20

Un respeto al suspense

Qué gran invento fue el cine. No saben los griegos lo que se perdieron, les faltó el eureka de la luz eléctrica. Eso sí, se sacaron la espina con Elia Kazan, con raíces familiares en la Constantinopla griega. El Ayuntamiento de León ha organizado sesiones gratuitas al aire libre, los jueves en La Palomera. Tras Grease, esta semana proyectarán la gran Blade Runer. La institución municipal lo ha organizado para cumplir con todas las medidas de seguridad debidas, corresponde al público acatarlas con rigor y disponibilidad. A mí también me gusta el camarote de los Marx, pero ahora toca entrar en él con mascarilla y manteniendo la distancia. Una noche en la ópera es una de las películas escogidas, de cuya adaptación al español se encargó Mihura. Hace décadas que no voy a un cine de verano, aunque de mozo fui mucho. Iba ya cenado y recuerdo que familias organizaban cenorrios allí mismo: «Gumersindo, ¿quieres chicharrones?», «Lola, pasa el vino con casera». La etiqueta era más elástica que en los cines cerrados, pero aun así debe haber mínimos. Por ejemplo, en los clímax hay que guardar silencio. O sea, si el filme es Psicosis no preguntar en la escena de la ducha por los chicharrones, ni comentar en voz alta durante los títulos iniciales de crédito: «El asesino es la madre que se disfraza de mayordomo». Un respeto al suspense. También pondrán ET, su expresión «mi casaaa…» pertenece ya a la cultura de masas, aunque ahora hay despistados que la creen de Pablo Iglesias.

En los cines de barrio había la llamada «fila de los mancos», a la que las parejas iban a achucharse, indiferentes a si proyectaban Los siete magníficos o el musical Siete novias para siete hermanos. En esto, mi acepción cinéfila de «ponerme morado» se limitaba a zamparme dos bolsas de palomitas en vez de una. Salvo en Espartaco y las amazonas que engullí tres. Nadie es piedra. Y menos aún, un aprendiz de cinéfilo.

Algunos títulos crean complicidad entre generaciones. Una de ellas es Cinema Paradiso, que también podrá verse en el ciclo. La bella música que compuso Ennio Morricone ¿fue solo para la película o le salió la banda sonora de nuestras vidas? Confieso que sin cine hubiera sido menos feliz y peor persona. ¿Y tú, lector?

Un respeto al suspense
Comentarios