jueves 09.07.2020

Todo depende

Al trasluz | "Si me notan más ciudadano del mundo es porque he pasado el otoño inmerso en autores japoneses"

Si un alienígena me preguntase, pongamos que en mi calle: «Perdone, ¿es usted de aquí?». Lo primero que me saldría responder es un «depende». Y no recelo de todo desconocido que tenga antenas, escamas y lucecitas. No he nacido en León pero llevo ya mis buenos trienios acumulados. ¿Soy de aquí? Pues eso: depende. Respeto la algarabía leonesista, en cuanto sentir de muchos, pero no puedo compartirla. ¿De dónde de soy? De Troya. No es un origen tan extravagante. El primer medallón de la portada principal inferior de San Marcos es Príamo, el rey troyano. Y allí están también, haciéndole compañía al emperador Carlos, nuestro Bernardo del Carpio, el Cid, la reina Isabel……Por cierto, Unamuno falleció el 31 de diciembre de 1936. ¿De dónde era don Miguel? Sin duda, español, vasco y de Troya. «Hay quien dice que dicha ciudad no existió» se me apostillará. Entonces, con más razón para ser de allí.

Tampoco la prehistoria fue cómo se nos contó en Hace un millón de años, con Rachel Welch luciendo canalillo, y a mi me gusta más que la de Atapuerca. Esqueleto por esqueleto, no hay color. ¿De dónde soy? Procedo de la santa paciencia con la que me criaron mis padres, más allá, insisto: depende. Leí en La Vanguardia esta proclama de nuestro concejal Nicanor Pastrana: «Viva España, León y la Humanidad». La comparto, pe habría añadido, ya puestos en énfasis: «y Patatas Blas». Cada uno tira para su barrio.

Si me notan más ciudadano del mundo es porque he pasado el otoño inmerso en autores japoneses, para conocer su visión de los bombardeos sobre Hiroshima y Nagasaki, en agosto de 1945. Lenguas hay muchas, pero amor y dolor son idiomas universales. Todo lo demás es mero chapurreo localista. Seamos fraternales. ¿Qué mejor lugar para empezar a serlo que con nuestra vecindad? Con toda, no solo con la de tu escalera.

A mi entender, el problema no es la gestión autonómica sino la política. Victimismos aparte, algo se lleva muchos años haciendo mal con León, y tiene que ver más con la diplomacia del afecto que con lo administrativo. ¿Y usted señor alienígena de dónde es, déjeme adivinarlo… ¿marcianosarturnés? Y entonces él, tras corregirme —sin acritud— que falta la copulativa añadiría también un depende.

Todo depende
Comentarios