jueves 09.07.2020

Trancazos y broncazos

Todo conferenciante cruza los dedos para no sufrir, en plena faena, un repentino Pearl Harbur de tos, propio o de un señor sentado en la segunda fila. Unas toses a traición se han cargado hasta discursos de ingreso en la Academia de la Medicina. Solo hay algo que provoque más pánico al conferenciante: que coincida con un Barça-Madrid, o viceversa. Horror vacui, lo llaman. El gran quijotista leonés Emilio Martínez Mata, catedrático de la Universidad de Oviedo, nos hablará mañana sobre Lecturas del Quijote, a las 19,30 horas, en la Biblioteca Pública. «¡Horror, coincide con el derbi!», habrá exclamado Cervantes. Sí, pero clásico por clásico… mucho mejor el suyo, don Miguel, que además es de oro. Meses atrás, debido a un trancazo a traición, hubo de aplazar su conferencia. En cambio, el aplazamiento del partido fue por otras toses: las del broncazo separatista, acceso que puede ser calificado de todo menos de repentino. ¡Mejor por trancazo que por broncazo! No hay color. Iré, pues, a escuchar a don Emilio y además le llevaré para que me lo firme su último libro como editor, «Recepción e interpretación del Quijote» (Visor), que incluye, entre otras colaboraciones, un trabajo de Alfredo Moro, joven y brillante Ivanhoe del cervantismo. Martínez Mata es hijo de Martínez Torres, director de aquellos Cursos de Verano para Extranjeros, actividad con la que León entró por adelantado en Europa.

Y si alguien aún duda entre conferencia o fútbol, pues es del tipo hamletiano, le adelanto aquí el resultado del partido, que tampoco tienes que ser el sabio Frestón para adivinarlo: ganarán por goleada los nuestros. En cambio, para enterarse de lo que nos explicará don Emilio se ha de asistir, pues contado no es igual. No hay dilema. A Cervantes no hay quien le tosa. Pero por si caso, el lunes me vacuné de la gripe.

Gran cierre para el ciclo cervantino que organizan Sofcaple y la Universidad, y que gracias a la colaboración de la Junta puede celebrarse en local tan céntrico. O sea, que si una vez finalizada la conferencia sale usted corriendo todavía llega al quinto gol. Y si se transporta en Clavileño, entonces, incluso al cuarto. Nos vemos mañana, en la Biblioteca. Ya tosidos de casa… y con juanolas.

Trancazos y broncazos
Comentarios