miércoles. 01.02.2023

Traserín muy grande

El Instituto de las Mujeres, dependiente del ministerio de Igualdad, ha rectificado su petición a la bodeguera berciana Almazara para que retirase su anuncio de una valla publicitaria por considerar que «sexualiza» y «cosifica» a la mujer. Fue un calentón. La causa era justa, pero en este caso exagerada, si tenemos en cuenta que en los de coches, perfumes o bombones helados las modelos y los modelos parecen vivir en un permanente calentamiento global. Dicho esto, a mí me sigue chocando que para promover un vino se dibuje una mujer de espaldas y en bikini con corazoncitos, aunque el caldo se denomine Demasiado Corazón. Pero ¿y qué? Esa ha sido su apuesta estética. Parece más apropiado para anunciar cursillos de endurecimiento de glúteos. Es desenfadado, no sexista. Estamos en León, fue verlo y estornudar. Bien rectificado, pues. Su problema es que funciona mejor en el formato de etiqueta que agrandado para una valla. La mayoría de los anuncios no solo cosifican a la mujer sino la belleza y la salud física, asociándolas al triunfo y al poderío. Si me lo muestran sin decirme qué publicita pienso que es de una crema solar o de un cd de grandes éxitos del verano. Aunque para publicidad subliminal del vino la que hacía el actor Arturo Ferrández, quien llamaba a las mujeres «chatina»y a los hombres «chatín». Debemos combatir el sexismo, pero no veamos doble. Es solo un traserín muy grande, una cinturilla de avispa. Apto para cardiacos. Hay una bodega que va a vender mucho estas navidades.

El Instituto de Estudios Cabreireses ha encontrado en La Médulas una gran mina romana de oro. No coja usted aún su carreta ni cante Estrella Errante, está por ver que quede tesoro que raspar. El corazón humano sigue siendo la única mina inagotable, y la llevamos dentro. No es poco.

Volviendo al tema inicial. A los feos también nos gustaría anunciar porsches y tener tableta, ¿ por qué en los anuncios solo salen macizos y macizas? ¿Qué hace Brad Pitt anunciando café, o Paquirrín pizzas? A los feos solo nos llaman para anunciar tractores. Todos deberíamos tener las mismas oportunidades en un casting para seleccionar al nuevo James Bond. Ay, caro lector, ¿soy el único que percibe que se nos está yendo la pinza?

Traserín muy grande
Comentarios