martes. 28.06.2022

El cambio tranquilo

Pintan mal las cosas para el PSOE en Andalucía, feudo socialista que fue durante cuarenta años. Los sondeos de intención de voto apuntan un hecho llamativo: Juanma Moreno Bonilla, el candidato de los populares a la presidencia de la Junta, podría conseguir el voto de alrededor de medio millón de electores que tradicionalmente eran votantes del PSOE andaluz.

Caso de confirmarse el próximo día 19, ¿qué explicación se puede dar este dato? Son varias las posibles explicaciones. La primera de todas que el candidato popular no provoca rechazo entre quienes sobre el papel serían adversarios políticos. Hay un segundo factor: un sector importante de la población andaluza juzga a Moreno Bonilla por lo que ha sido una gobernación tranquila a lo largo de estos tres años y parece que no se deja impresionar por el relato con tintes apocalípticos que advierte de los males que se derivarían para Andalucía si triunfa la derecha.

Juzgan por lo que han visto y parece que no se dejan reclutar por el alarmismo de las proclamas de los mítines en los que interviene Pedro Sánchez alertando acerca de posibles pactos del PP con Vox. El perfil de Moreno Bonilla, un político tranquilo, previsible y poco dado a las excentricidades, parece que ha conseguido cristalizar en el ánimo de muchos andaluces. Los suficientes como para qué los populares puedan seguir gobernando incluso sin necesidad de pactar con Vox.

Todo dependerá de si el PP alcanza un respaldo en escaños técnicamente suficiente como para, aún sin alcanzar la mayoría absoluta, poder gobernar en solitario, como en Madrid, sin tener que dar entrada en el gobierno a miembros de Vox como sí tuvo qué hacer en Castilla y León. Es el escenario por el que está apostando Moreno Bonilla y qué parece plausible a juzgar por los datos que alumbran las encuestas. Lo qué está en juego en Andalucía afecta al conjunto del país porque podría ser el prólogo de un cambio tranquilo de ciclo político en España.

El cambio tranquilo
Comentarios