jueves. 11.08.2022

El gran ridículo

El pasado sábado, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sacó pecho por primera vez, eso sí con el gesto contrito que merece la situación, de la compra de material sanitario para enviar a las comunidades autónomas y de ahí a los hospitales. Citó expresamente los test, ahora tristemente famosos. Seis días más tarde, tras aquellas intervenciones al estilo Fidel, los hospitales siguen sin material y los test parece que se compraron en un mercadillo. El ridículo es espantoso y demuestra que el Gobierno no está a la altura de la circunstancia. Es justo reconocer que la situación es dificilísima y probablemente a muchos les puede superar, pero el Gobierno es quien debe ofrecer a los españoles seguridad y está transmitiendo precisamente lo contrario, una sensación de estar en malas manos inversamente proporcional a la imagen que ofrece la Sanidad, que hace cada día un milagro. Bien lo sabe el gerente del hospital de León, Alfonso Suárez, en el que hay que personalizar la labor de todos los sanitarios.

Diario de León dio una amplia información sobre las medidas económicas implementadas para evitar que la crisis sanitaria derive en una crisis económica mucho más peligrosa que la de 2008. Sin embargo, cada día que pasa parece que aquello se diluye como un azucarillo y pone en duda la capacidad de la ministra de Trabajo para sacar al país del atolladero. Ojalá ese programa no sea también de mercadillo.

El gran ridículo
Comentarios