martes 24/5/22

El Sáhara Occidental, provincia española

Apartir de 1958, los territorios que España administraba en el continente africano, pasaron a ser provincias españolas, por lo que España pasó a tener 54 provincias, las actuales más las de: Ifni, Sáhara, Fernando Póo y Río Muni (Guinea Ecuatorial), todas con los mismos derechos que las otras 50, por lo que sus residentes tenían DNI español, acceso a la Función Pública, incluidas las Fuerzas de Seguridad, etc. y para viajar fuera de España, pasaporte español.

Todos los años se celebraba en Madrid, en la Casa de Campo, la Feria del Campo, y había 54 pabellones, uno por cada provincia, y las cuatro provincias citadas tenían su pabellón.

El Sáhara, de derecho, todavía es una provincia española, pero de hecho es un territorio ocupado por el rey de Marruecos; sus ciudadanos, debieran tener los mismos derechos que los de cualquier provincia de la Península, por que no era, ni es, una colonia de España; los distintos gobiernos españoles, deberían haberse preocupado por los saharauis, (españoles), que quedaron bajo dominio marroquí, para garantizarlos un trato, al menos igual al de los marroquíes, cosa que al parecer no sucede.

La ONU, incluyó a la provincia española del Sáhara entre los países a descolonizar. Descolonizar consiste en que una colonia, deje de ser colonia, el Sáhara es una provincia, no una colonia; España por las presiones de la ONU, aceptó hacer un referéndum para que los saharauis decidieran su futuro y pudieran seguir siendo españoles, si lo deseaban; Marruecos no lo aceptó y recurrió a la Corte de Justicia de la Haya.

«Tras el dictamen de la Corte de Justicia de la Haya, contraria a las tesis marroquíes respecto al Sáhara, Hassan II anunció a última hora del 16 de octubre de 1975 la organización de la Marcha Verde: la manifestación de un millón de marroquíes que penetraría pacíficamente en el Sáhara para exigir su incorporación a Marruecos. Detrás de esa maniobra estaba la asesoría logística norteamericana, el dinero saudí y las presiones de ambos, unidas a las de Francia y a las de la Liga Árabe».

EL rey Hasán se dirigió a sus súbditos con esta arenga: «Tenemos que iniciar una Marcha Verde desde el norte de Marruecos hacia el sur y del este al oeste. Tenemos, querido pueblo, que levantarnos como un solo hombre, con orden y organización para dirigirnos al Sahara y encontrarnos con nuestros hermanos allí».

España ya tenía elaborado el censo, censo que ya no sirve, pues han pasado casi 50 años y los censados, en su mayoría, ya murieron y además España no puede elaborar un censo actualizado.

Si, entonces, se hubiera podido celebrar ese referéndum, probablemente, los saharauis hubieran votado por seguir siendo españoles. Hoy el Sáhara sería la 51 provincia española y formaría parte de la UE. Por este motivo el rey Hasán se opuso a la celebración del referéndum, sospechaba que los saharauis querían seguir siendo españoles, y organizó la marcha verde, con la ayuda, además de los EE UU y de Francia con el beneplácito de la ONU y la financiación de Arabia Saudita. Y mientras tanto el Frente Polisario atacando al ejercito español.

Señores de Frente Polisario, el enemigo no era España, ¿Dónde estaban el día en que entraron en el Sáhara, los marroquíes, de la Marcha Verde?

Pedro Sánchez, por muy presidente que sea del Gobierno de España, no es el dueño de ningún bien del Estado español. Sus propiedades serán las que ha comunicado a las Cortes, (si no ha mentido), pero nada más; su carta al rey de Marruecos, no es un documento emitido por el Estado español, ni siquiera, «decisión del Gobierno de España», ya que, ni sus socios de Gobierno, ni los partidos que le apoyan, tenían conocimiento de dicha carta. Por supuesto, tampoco los partidos de la oposición y tengo dudas que la conocieran los miembros de la Ejecutiva del PSOE y el jefe del Estado; sería bueno que la Casa Real, emitiera un comunicado informando si conocía, o no, esa carta, antes de que fuera enviada, o si se enteró, por el comunicado del rey de Marruecos, lo mismo que el resto de españoles.

Refresquemos la memoria de los políticos, (bueno es un decir, probablemente, los políticos actuales y la mayoría de los españoles, no tienen ni pajolera idea de que España tuvo 54 provincias, el pasado siglo).

El Sáhara, de derecho, todavía es una provincia española, pero de hecho es un territorio ocupado por el rey de Marruecos; sus ciudadanos, debieran tener los mismos derechos que los de cualquier provincia de la Península

En 1959 los territorios que todavía no tenían el estatus de provincias, pasaron a serlo y celebraron sus primeras elecciones locales en 1960 cuando se eligieron los primeros procuradores para las Cortes españolas. Las provincias de Fernando Póo y Río Muni, en 1968, se segregaron de España. Creo importante señalar que en 1968, estas dos provincias, cuando se separaron de España, habían alcanzado la mayor renta per cápita y el mayor índice de alfabetización de todo el continente africano.

Tras la independencia de Marruecos, irregulares marroquíes atacaron el territorio de Ifni, en lo que pasaría a denominarse Guerra de Ifni (1957-58). En 1969 y por insistencia de la ONU pasó a formar parte de Marruecos y dejó de ser una provincia española.

En cuanto a los derechos de Marruecos sobre la provincia española del Sáhara, se trascribe: «Tres sultanes marroquíes admitieron que no tenían autoridad sobre las tierras saharauis. Así, en el Tratado de 28 de mayo de 1767, en su artículo 18, el sultán Mohamed Ben Abdal-lah (1757-1790) no garantizaba la seguridad de los pescadores españoles en las costas al sur de Agadir o del río Nun, al no tener la soberanía sobre los pueblos de las mismas. Posteriormente, en una carta fechada el 30 de mayo de 1767 y dirigida al rey de España Carlos III, insiste en no tener ningún poder ni autoridad al sur del río Nun. Realidad que asumen el sultán Mulay Suleiman (1796-1822), que firma un acuerdo con Carlos IV, en 1799, reconociendo que la región de Saguia El Hamra (N. del Sahara) no le pertenece,  y lo mismo, el sultán Mulay Abderrahman (1822-1859). Ni siquiera, en sus viajes, Moulay Hassan I (1873-1894) llegó a estas tierras por lo que su contacto con ¿nómadas? saharauis se redujo a los que encontró en Guelmin y algunos de la tribu de Ait Baamaran. Por tanto, Cabo Juby, Villa Bens o Tarfaya eran un todo con el resto del que sería Sahara Español. (Guelmin, está al norte del río Dráa), frontera sur de Marruecos con la provincia española del Sáhara».

Está claro, de poco sirve «la fuerza de la razón», frente a «la razón de la fuerza»; para muestra, la invasión del Sáhara, por Hasán II y de Ucrania, por Putin.

El Sáhara Occidental, provincia española
Comentarios