viernes. 03.02.2023

Con una palabra de Ábalos

Habrá que ver cuántos de los milagros que se le adjudican a ese tal Iván, lo son por obra y gracia de la intervención del ministro de Fomento, por encima de todo, y comandante del ejército de fontaneros que maneja el PSOE a golpe de la urgencia que requiere la actualidad. He ahí una de las cualidades que corren a favor del jefe de operaciones del primer partido de España, capaz de verte antes de que lo veas, en una interpretación magistral de ese papel de la supervivencia que sólo está al alcance de todos los lobos y de algunos políticos. Ahí el atractivo que irradia, mientras recorre el país en la furgoneta Mercedes, en plan torero, con cuadrilla. Maestro, en toda la extensión de la palabra. Sobre todo, por la facilidad con la que emprende el paso, esa peculiar puesta en escena que es el preludio de las grandes faenas distraídas en mitad de la plaza, con la muleta doblada en dos a la altura de la cintura; a modo de chaquetina, tan precisa para los valencianos cuando se atreven con la campaña del norte. Con ese porte de artista que se dirige al estrado con la determinación de quien va a interpretar un bolero y termina por bordar un ensayo a la altura de los mejores sofistas. Ése. Ese ministro tiene la fórmula para permitir la caña que espera ahora esta tierra; ya se arreglarán los leoneses para conseguir los peces. Jamás una inversión que cuesta tan poco va a valer tanto la pena; nunca, el futuro ha estado así de expuesto a la decisión final de la administración; de la central; sólo el recato de la autonómica en el asunto de la plataforma logística ya debería de resultar suficiente incentivo para que el ministerio se afanara en el reto. Para la agenda de los viernes sociales, un talón destinado a moldear una oportunidad de futuro para esta tierra. Al tema le hacen falta dosis de hormigón para dejar de ser una idea y mantenerse en la relación de promesas que reverdecen con las urnas. El ministro no sabe lo cerca que está de la invocación una palabra tuya bastará para sanarnos, con remite de la ejecutiva provincial socialista. ¿No sabe Ábalos que con un empujón a Torneros y una pequeña gestión sobre la AP-71 bastará para allanar el triunfo de su partido en León las próximas dos décadas? Y hasta para tapar doce meses de chapuza en el puente del Porma.

Con una palabra de Ábalos
Comentarios