lunes. 15.08.2022

Encorbatados

La escalada brutal de adoctrinamiento convierte la tele en púlpito para catequistas; los noticieros son tutoriales sobre cómo administrar la miseria que nos echan encima. La memoria selectiva tiene una función protectora. Y para que no nos supere la vergüenza de ver que nos engañaron con el timo de la estampita, olvidamos ya cuando los burguerquines de Alemania y Londres eran refugio del aluvión de ingenieros y químicos españoles para centrar el tiro en que un asalariado de 18.000 al año es clase media alta. Privilegiados, putos burgueses, que no tienen que lidiar con la carga moral de aflojarse la corbata para evitar el efecto invernadero, y reducir la huella de carbono. Los desencorbatados serán la semilla de la próxima clase social que va a generar esta espiral de involución; desencorbátate tú, también, mientras se consolida el símbolo de soltar lastre a la altura de la gargüela, cuando la presión que no te deja respirar está a medio camino del precio del gas ciudad y el tirón del kilowatio en hora valle, no como cuando Rajoy puso esto perdido de pobres energéticos, con las torres de refrigeración de Anllares en fase de parada técnica. Evita el sol del cambio climático, vete por la sombra, que es lo segado, no chupes azúcar, no subas el termostato, no bajes la temperatura del aire, no comas carne, no tomes el nombre de Pedro el vano. Suelta el nudo de la corbata. El rebaño no quiere otra libertad que el paso certero a pastos verdes, venid y os haré pescadores de hombres. Hasta el Pontífice rema a favor de obra. No hay otro sermón mejor que esta adaptación al guión original. Ya se cuenta como nicho de ocupación el técnico con termómetro en ristre, un ejército de mirones, la Stasi, al asalto de los comercios, a ver si el ambiente interior se ajusta al real decreto de la revolución de esa Sierra Maestra que han creado en la nube del no te revuelvas, que te fundo. La bombilla que apagarán los escaparates es la luz que se veía al final del túnel. Los que pagan impuestos y los que viven de ellos es la línea divisoria entre los que pueden poner la corbata y los que desean desde hace tres años que le aflojen la presión al cuello. Los ideólogos del Matrix que ha devuelto otro fallo clamoroso con la subida del paro en julio buscaban el efecto contrario; pero los desencorbatados son los nuevos descamisados de este peronismo del Soe que vuelve a las velas después de la electricidad. Ahora se entiende aquel buenas noches, y buena suerte.

Encorbatados
Comentarios