domingo. 29.01.2023

Derechos y obligaciones

PENSAMIENTO CIRCULAR | Alcaldes: menos predicar en la Cop25 y más trabajar en sus ciudades

El alcalde de Valladolid, Oscar Puente, acudió ayer a Madrid para participar en la Cumbre de Medio Ambiente, como dirigente de una gran ciudad que es, y para dar una buena lección de que lo debería ser una urbe preparada para luchar contra el cambio climático.

La primera que lanzó fue directa a la frente, pero a la de los ciudadanos, a los que ha querido recordar que «conducir no es un derecho», para que se vayan olvidando de eso de comprase coches. Otro como la ministra Teresa Ribera, que dispara sin pólvora sin medir las consecuencias contra una industria que, en Castilla y León, con Renault como abanderada da trabajo a miles de persona. Lo que sí ha recordado el señor Puente es sí tenemos derecho a tener una movilidad «rápida y eficaz».

Menos mal que no estamos condenados entonces a quedarnos en casa para no contaminar. Si quiere hablamos de lo que son derechos y lo que son obligaciones. Yo tengo derecho a desplazarme como quiera y cuando quiera siempre y cuando cumpla con las normas de circulación establecidas, pague mis impuestos y tenga el vehículo en perfectas condiciones, de lo que ya se encarga la ITV que tanto nos cuesta a los ciudadanos, y no hablo sólo de dinero que también.

Ahora le recuerdo sus obligaciones, y no sólo a usted, a los dirigentes en general. Tienen la obligación de restringir el tráfico en los lugares donde haya mayor nivel de contaminación _yo no voy a tomar esa decisión por ustedes_. Claro que para eso hay que medir la calidad del aire, cosa que tampoco hacen y menos en ciudades como León. Sí lo hizo en Madrid Manuela Carmena, pero para nada porque su ambicioso proyecto de Madrid Central se fue directo a la basura cuando José Luis Martínez-Almeida, al que tampoco es para insultar, para eso ya está Bardem, entró en el Ayuntamiento de la capital. Tienen la obligación de reforzar el transporte público, de hacerlo accesible y, sobre todo, gratuito. He dicho la palabra mágica, ¿verdad?. Tiene la obligación de subvencionar la compra de vehículos eléctricos, de abaratar las energías renovables y de hacer ciudades más limpias y con un consumo de luz eficiente, y eficaz, señor José Antonio Díez, que tampoco es cuestión de darse contra las farolas. Menos predicar en la Cop25 y más trabajar en sus ciudades.

Derechos y obligaciones
Comentarios