domingo 28/2/21

A tiros contra la biodiversidad

Menos mal que la caza en tiempo de pandemia es una actividad esencial, como se empeñan en defender desde las altas esferas de esta Comunidad. Lo que no termino de tener claro es para quién es esencial, porque desde luego que para esas dos osas que fueron abatidas este fin de semana en dos cacerías _una en Palencia y otra en los Pirineos aragoneses_ desde luego que no. No hay que olvidar que aunque últimamente saquemos todos pecho de lo bien que evoluciona las poblaciones en la Cordillera Cantábrica, la especie sigue en peligro de extinción, sobre todo en los Pirineos, donde está costando dios y ayuda mantener los pocos ejemplares que quedan, por lo que ya se están planteado su reintroducción con plantígrados de otras zonas.

El tema es grave, matar a un oso tiene consecuencias penales, por lo que el caso ya está en manos de la Fiscalía y con la Fundación Oso Pardo en la acusación particular. Está claro que hay que depurar responsabilidades porque la pérdida de dos hembras de esta especie,que está costando décadas de trabajo y millones de euros públicos de inversión rescatarla de la extinción a la que estaba abocada, supone una irrecuperable pérdida de biodiversidad, y eso nos perjudica a todos.

En el caso de la osa abatida en Cervera del Pisuerga, al parecer el autor del disparo confundió a la plantígrada con un jabalí. No me voy a ir al discurso fácil diciendo que esta persona debería revisarse la vista, porque lo que creo es que ni siquiera la vio, y se limitó a disparar algo que se movía entre la naturaleza, porque si no, no se entiende. Ante esta evidencia yo me pregunto si realmente hay un control de las personas que hay detrás de una escopeta, me refiero a la capacidad y a las condiciones psicotécnicas, porque si a la primera de cambio, o al primer movimiento pegan un tiro, pues la verdad es que no es muy tranquilizador, porque el otro día mató a un oso, pero la próxima bala puede tocarle a un compañero.

Lo que sí que no compro de ninguna manera es lo del cazador de Huesca, que alega que disparó a la osa en defensa propia, por que se le acercaba peligrosamente. Nos cansamos de decir que el oso es un animal tranquilo hasta que no se sienta amenazado, o te acercas a sus crías. A saber qué hizo....

A tiros contra la biodiversidad
Comentarios