domingo 29/5/22

Tiempo de silencio

No duerme la noche, que toca vela. La que soplada por los vientos del regreso al futuro empuja hoy la nave de la Semana Santa al Encuentro con su acto. Con El Acto.

La tentación sugiere a los cuatro mil y pico emblemas que hoy cosen JHS al pecho debatir sobre la conveniencia del nuevo formato. Es tiempo de silencio. ¡A callar, no quiero llantos! Hoy toca disfrutar. Vivir. Fueron dos años llorando por lo que no vino y hoy ya está aquí. Las lágrimas no dejan ver el cielo cuando se añora el sol en el atardecer.

Prietas las filas. Todos a una con San Juan y la Madre Dolorosa. No estará el Padre Nazareno. Ni ninguno de los once primeros pasos. O sí. Solo que un poco más adelante. Eso, para mejor mañana. Hoy cuando suene Orando al cielo estarás conmigo en el Paraíso. No será en el Reino de los Cielos. Será donde concilios, fueros y leyes dieron prestigio a León.

La mejor Palabra no es la que queda por decir, es la que queda por estrenar. La Primera, por más exactitud. El Cristo de Las Siete Palabras completa una obra maravillosa. Viene con sermón.

Desde 2016 el Santo Entierro no ha conocido las bocamangas de oro. Angustias se enfrenta a la ansiedad de salir y a la zozobra de llegar. No es el qué, es el cómo... Primera prueba para demostrar si lo que se siembre por la mañana se puede recoger por la tarde. Al menos un triunfo está seguro ya: el de la concordia. En Santa Nonia las varas sujetan ya un pensamiento común que es el negro. Los matices del morado o el dorado son secundarios.

Este Viernes Santo (¡santo viernes!) amanece como antesala de la gloria del sábado que vendrá. Al Desenclavo no le prestan la escalera para subir al madero, ya la trae incorporada el patrimonio de Santa Marina. El Señor baja de la cruz arropado en el carmesí de la túnica y en la historia de la piedra que es San Isidoro. Dará fe la Muy Ilustre, Real e Imperial cofradía del Milagroso Pendón de San Isidoro. Se cumplen ahora 818 años del nacimiento de Berenguela de León, hija de Alfonso IX de León y Berenguela de Castilla. Fue reina consorte de Jerusalén y coemperatriz de Constantinopla, pero la historia la olvidó. La Puerta del Perdón le pide una disculpa furtiva...

La Soledad camina entre una muchedumbre este sábado, para el gozo de Jesús Divino Obrero. Y hacia la luz avanza el Sepulcro-Esperanza de Vida, que entrega el fuego al obispo de León. Luis Ángel de las Heras se ha ganado a los papones por su ser y por su estar. Preside la vigilia de la víspera de la Resurrección.

En la confluencia del luto y el gozo, la media noche es casi el omega del alfa que marca el Sacramentado en la puja con capillos. Es Piadoso el Víalucis que el Cabildo Isidoriano y María Santísima de la Piedad ponen en San Isidoro. En dos sorbos más, todo estará cumplido. Es cosa de apurarlos con buen paladar.

Tiempo de silencio
Comentarios