viernes 21/1/22

A la vejez, balones

El alargue de la vida deportiva de los futbolistas está siendo una evidencia. Mejores entrenamientos, mejor preparación física, mejor nutrición pero ante todo más conciencia deportiva. Por otro lado están explotando jóvenes promesas que parecen que dejan de serlo a una edad muy temprana mucho más patente desde las últimas convocatorias del seleccionador nacional. ¿Esto es producto del talento o de la necesidad?

El fichaje de Dani Alves, Ibrahimovic al rescate de Suecia, el incombustible Modric, Cristiano, Joaquín, Pepe y enfilando la recta final de sus carreras los Iniesta, Sergio Ramos y Messi, son ejemplos de maduritos talentosos necesarios en las filas de sus equipos o selecciones. No sé si es más por el vacío de talento puro en los tiempos que corren o por el vacío de las cuentas bancarias de los clubes para hacerse con ese talento prematuro de otras canteras, pero lo que es cierto es que cada vez más se cuentan con estos perfiles hasta su agotamiento.

Al otro extremo están los jóvenes talentos que pueden ver un poco abierto el camino ante la penuria económica de algunos clubes y que al verse forzados a brindarles la primera oportunidad y darles cierta continuidad pueden pasar de promesa a realidad a principios de su veintena.

Pero no nos engañemos porque gallinas entran, gallinas salen, todas no se pueden quedar y si se alarga la vida deportiva de jugadores longevos con la importancia que tiene su sabiduría, experiencia e incluso docencia hacia las jóvenes generaciones que comparten vestuario con ellos puede que otros muchos tengan que seguir esperando su turno y se les puede pasar el arroz. Aquellos que tengan una maduración más tardía y se vean adelantados por esos jóvenes que explotan tan prematuramente, sumado a que los que están en la élite perduran más tiempo pueden llevarles a la impaciencia y a la frustración que acabe con una digna carrera deportiva.

Como todo en la vida debe existir un gran equilibrio entre la promoción de los jóvenes, la paciencia para darles la continuidad necesaria y el aporte del veterano siempre que todos estén al máximo nivel de rendimiento.

A la vejez, balones
Comentarios