viernes 3/12/21

Canteras de aquí y de allá

El hecho histórico de disputarse dos finales de la Copa del Rey en apenas quince días esperemos que nunca se tenga que repetir por las razones que sabemos. Ambas finales las protagonizan tres equipos que presumen de cuidar y apostar por sus canteras. El Athletic, repetidor de final, nutrido al cien por cien de sus cachorros y con una filosofía que no le ha impedido estar siempre en Primera División y cosechando varios títulos. El FC Barcelona, al que la Masía le propició años de éxito internacional y sólo cuando dejó de cuidarla la propia entidad empezó a decaer con ella. Parece que con Koeman entre necesidades e intuiciones empieza a apostar de nuevo por los brotes verdes de la Masía. Por último el campeón de la edición del 2020, la Real Sociedad, puso en el campo a ocho de sus canteranos en la final para llevarse el premio.

La Real hace unos años tuvo que dar un giro a su filosofía para ser ahora el equipo que más jugadores tiene de la misma provincia y con un entrenador criado en la base. Un estilo mixto con la incorporación de alguna figura foránea que quizás no tienen en Zubieta, pero económica, de máximo rendimiento y con la apuesta firme en nuevas tecnologías y técnicos de la tierra. Es una tendencia la de apostar por lo cercano como también lo hace el Celta de Vigo, que resurgió de las cenizas cuando se dio paso a los Iago Aspas o Hugo Mallo y le ofreció continuidad con un trabajo exquisito de cantera con muchos gallegos en sus filas.

Hasta ocho filiales estarán en la lucha por el play off de ascenso, no así el Atlético B, que viendo las barbas de sus vecinos ha inducido a sus dirigentes a hacer cambios en la cúpula de la Academia. Quizás el momento económico obligue a un giro de mirada en muchos clubes hacia sus canteras apostando primero por una buena formación y transferirla obligatoriamente a una apuesta en sus primeros equipos. Hay que tener en cuenta que el mercado internacional no facilita ese último salto, bien porque los de casa se ven seducidos por ofertas foráneas empujados por sus agentes y su inmadurez, o bien porque la afluencia de empresas que traen futbolistas extranjeros metiéndolos con calzador en nuestras ligas desplazan a los forjados en sus estructuras de base.

Así pues, la evidencia tiende hacia el trabajo metódico de base con inversión en medios tecnológicos y humanos, conocedores de la idiosincrasia del club que conllevará a la fabricación de un producto de élite por el que se verán obligados a apostar con mucha ‘paz y ciencia’.

Canteras de aquí y de allá
Comentarios