lunes 6/12/21

Desencadenados en ataque pero débiles atrás

Hacía tiempo —demasiado— que el Ademar no contaba con un ataque tan coral. Un torbellino que, a diferencia de otras temporadas, se extiende a todas y cada una de las líneas sin complejos ni la necesidad de que el iluminado de turno solucione la papeleta. La frescura y, por qué no decirlo, la excentricidad de los nuevos pupilos de Cadenas mete miedo a propios y extraños al tiempo que promete grandes faenas una vez, eso sí, que se aprieten los machos en defensa. Porque todo lo loable de este baby Ademar a nivel ofensivo se deshace cual azucarillo cuando toca blindar la retaguardia. Ahí queda tarea por delante y puede que los frutos no se vean del todo recompensados hasta dentro de dos o tres temporadas. El problema es que vista la tendencia habitual del club de poco sirve que los diamantes en bruto que atrae el técnico de Valdevimbre firmen por tres años si en la misma campaña dejan de servir o se venden sin nada que se pueda hacer para remediarlo. Quizá va siendo hora de apostar por un proyecto ganador de futuro más, si cabe, después de que el nuevo gerente presumiera de que en cuatro años el presupuesto del club será de 1,5 millones.

Desencadenados en ataque pero débiles atrás
Comentarios