jueves. 30.06.2022

A hosties, fíu

Los altos y los puertos siempre fueron viejo pleito entre pueblos vecinos arrimando ganados ¡por mis fueros! o lindes ¡por mis mojones! La historia de juicios, ladridos y escalabraduras por esta causa es antigua, pero sigue moderna. Lo demuestra el viejo contencioso entre Asturias y León por el puerto de Leitariegos o el eterno litigio por la propiedad del puerto de Pinos que reclaman para sí tanto este pueblo de la Babia de Yuso como el untamiento de Mieres que compró derechos hace casi un siglo y en ello se enroca turrión o hasta insolente y babayón. De hecho aplicaron modo israelí de territorio ocupado y comenzaron su colonización edificando de buen bulto la Casa de Mieres, cuyo cierre está hoy decretado judicialmente, y de paso, metiendo a los Cielos en esta bronca jodicial y vecinal al construir una capillita de horrenda facha alpina para entronizar a la Virgen de las Nieves como patrona del pasto haciéndole cada agosto romería de gaites y bollus en acto de afirmación patrimonial.

Pero a la espera de una difícil solución bien valdría lo acordado siglos atrás con el monte Llavarís disputado por los concejos de Valdeón y Valdeburón, quedando que al cantar el gallo saldría un mozo de cada pueblo y el primero que llegara al monte se lo quedaría. En Valdeón hicieron trampa, emborracharon al gallo, cantó antes, y así Llavarís fue suyo. Se sugiere en esto del puerto de Pinos un proceder parecido: salgan seis de cada lado a la carrera a la hora convenida, pero en madreñas... o a la antigua: selección de mozos de cada lugar se sascuden la pana hasta romperle las costuras, ¡a hosties, fíu!, y el que más vendas y tiritas gaste pierde... o juéguenselo de una vez a la tarusa, a los bolos o al mus, juego idóneo por fanfarrón (que es como el sexo: si uno tiene una buena mano, sobra el compañero), pero cedan de una vez la terquedad y bájense todos de la marrana en la que cabalgan, porque al burro hace ya tiempo que lo deslomaron. Y no se descarte una pelea entre bueyes, aunque si eligen unas justas medievales, lo declararán de interés turístico.

A hosties, fíu
Comentarios