viernes 20/5/22

¿A quién le urge?

Me acusan de no ser buen leonés si no arrimo firma y fervor a la campaña para reabrir el arruinado y ruinoso teatro Emperador llamado en 2007 «patrimonio sentimental» de los leoneses haciéndose campaña de ser «mucho más que un teatro y sala de cine; un referente cultural para varias generaciones» y coaccionando así para venderlo mejor al único tonto que hizo el grandísimo favor de comprarlo a punto de estrenarse la Gran Crisis de 2008, un tonto que disparara con pólvora del rey, un ente público (o sea, político), verbi gratia un untamiento; y ahí se vio a un Mario Mealivia camelado comprando un momio que en el mercado libre no valía nada, pero nada, porque jamás le saldría un comprador al ruinoso negocio de un cine, teatro a veces. Así que encontrado el mirlo blanco, la empresa propietaria se subió al guindo pidiendo 6 millones que quedaron en 4.2, aunque al poco pasó la alcaldía a Paco Poco y ya valió el tinglado 4.7 que pagó el gobierno de Zapatero con la promesa de meter ahí un centro nacional de nombre más largo que un repique de castañuelas. Y nada vino. Incluso se puso después en venta por 3.2 millones y tampoco apareció un solo interesado, confirmando, pues, que ni valía nada al comprarlo, ni después, ni vale nada hoy. Es pufo. Y quien urja su vuelta a usos debe decirnos si su rehabilitación serán sólo 10 millones, u más, y cuánto presupuesto anual engullirá después el mantenimiento y la plantilla... o cuantísimo se irá bien lejos en pagos a artistas, espectáculos y materias para una sala que adolece de casi todo lo exigido hoy en escenario, servicios u operativo; y habrá de demostrar que es prioridad para una ciudad no necesitada de más espacios culturales como este y que, aún así, el Estado haya de invertir leonesamente ahí restándolo de otros fines que en este momento crítico sí que urge León para sanidad, despoblación, enseñanza, activación digital, energía... ¿Y qué tal si alguien pide disculpas al menos por todo el despilfarro perpetrado?, ¿es que no cabe ahí bien ancha la sospecha?...

Si me aclaran todo esto, firmaré.

¿A quién le urge?
Comentarios