viernes. 03.02.2023

Bendita terquedad

Cuando un político se hace funcionario del poder, habrá que definirlo también como Funcionario: dícese de aquella persona que siempre encuentra un problema para cada solución. Y si alguien está decidido a solucionar y resucitar un pueblo muerto, pues ya está él funcionando para aplicarle un carrao de nones, considerandos y reglamentos. Pero la justicia volvió a darle la razón a ese paisano de Los Montes de la Ermita que sólo pretende empadronarse en un pueblo jurídicamente fantasma tras declararse extinto en 1981. ¿Y qué hace ante ello el señor corregidor de las pelotas?... Pues recurrir al Supremo, eso anuncia, y ya cabe pensar que seguirá gastando del común en apelar después a Estrasburgo, a La Haya o al Sursum Corda, dejando claro que «su» ayuntamiento de Igüeña no está dispuesto a reconocer tal derecho paisano. Y eso sólo delata miedo; sabe que detrás vendrán más empadronamientos y, entonces, recuperada vecindad, vendrá su derecho a ser junta vecinal y a los bienes, rentas y reglas que caben en ese título. Eso y que habrá que meter algunos servicios ahí es lo que le sulfura a ese alcalde.

En fin, ¡bendita terquedad la de nuestro paisano... y maldita hocicación la de ese corregidor!.. (Nota: los pueblos plantados en ladera de monte crían gente recia y hebra prieta por andar siempre en un subir o bajar sin conocer lo llano. En Cabreras y Bierzos hay muchos pueblos así, acostados en cuestón mirando al mediodía para rogarle al sol lo que el clima les niega. Y hasta el construir una casa en esas cuestas pindias tiene un intríngulis que acaba de hacerlas aún más bellas; son casas en escalera y no se estorban entre sí, se arrejuntan y se apoyan saliendo todas en la foto. Y así sale Los Montes de la Ermita, cuya patrona es la Virgen de las Llamas, curiosa advocación que evoca que ahí el incendio es de antiguo rutinario dejando las solanas peladas de árbol con sólo alfombra de urz y carqueixa haciéndose yesca para el próximo quemón, quemón que quizá ahora se evitaría si hay ojos de paisano mirando cerca).

Bendita terquedad
Comentarios