domingo. 05.02.2023

Caraja de graja

Graja se llama en León al grajo. Y ya sabe el lector del bando-escopetón del alcalde de Villadangos que propone ¡trasladar! la colonia grajera que hay allí; un desahucio en regla selvática, según aduce la denuncia de Ecologistas en Acción afirmando que se trata del único gran criadero de España de esta «especie vulnerable», lo que invita a ornitólogos y bird observers que hay por el mundo alante a venirse hasta aquí flechados por esta chopera ya abigarrada de nidos adosados, algo comparable a las urbanizaciones y poblados chaleteros que ve el grajo en sus vuelos o desde su mismo nido en lo alto de esos chopos («la vida silvestre no nos obedece, nos imita», insiste en recordar Peláez).

 

Algunos vecinos se han cansado —dice el alcalde— de tanta grajería que no deja de crecer y plantea que hay que acabar con el problemón ¡trasladando! esa colonia y su gran nidada como si hubiera empresas de mudanzas para estas cosas o fuera posible tal disparate.

 

Aunque si esa colonia de grajas es única en España, será también lo más insólito y reseñable de un Villadangos escaso en reclamos, salvo un Santiago Matamoros que hay en su iglesia y que sirve divinamente para cabrear al musulmán joputa, así que queriendo matar a la graja de los huevos de oro turístico, el alcalde está haciendo para su pueblo un pan como unas hostias.

 

¿Calculó ese regidor los miles de fotos que vienen haciendo tan solo los peregrinos echándolas a volar por las redes con un Villadangos al pie?, ¿sabe lo que eso influye en este tiempo?... yo la fotografío a menudo; esa chopera tiene la postura de todo lo paramero que estira el pescuezo y descolla en la planicie: que acaba humillándose algo al ventarrón de costado que llega zurrando con cada temporal que entra gallego; se ve mejor cuando los chopos están desnudos, idóneo también para avistar a las grajas en su faena febril de febrero y marzo antes de que abril ponga celosía verde... su trajín de reparar y recrecer los nidos brinda una albañilería celeste y colosal con aleteo alborotado de mil pares... ¿y quieren abortarlo?...

Caraja de graja
Comentarios