jueves. 02.02.2023

Carta os escriben

Queridos y malditos Reyes, malditos roedores de la ilusión niña, maldita esperanza huera, maldita sordera coronada, maldita fe regia... y maldita suerte la nuestra. En un tris estamos de hacernos republicanos y promover referéndums en parroquias y colegios concertados para saber cuánta voluntad monárquica tienen hoy los críos de que sigáis en el trono o se instaure al fin una república Papanoela o luterana como Dios manda para apearos de vuestra fiesta de campanillas y vuestras fronteras entre regalos ricos, regalos pobres y ningún regalo (lo protestante abolió todo culto a santos y fantasías milagreras, tomadlo como un aviso)... y que sepáis que esta entradilla algo airada, como saliendo de toriles, es porque la última vez no atendisteis ninguna, pero absolutamente ninguna, de las peticiones que os hicimos constar en nuestra carta. Y bien baratas o fáciles que eran casi todas. Cierto que puede parecer larga la lista, pero es que se incluían todas las que os hemos venido haciendo desde hace décadas y tampoco mirasteis. Un ejemplo, ¿nunca encontrasteis en vuestro almacén «pan y trabajo para todos» o al menos casi todos?... ¿y al ruego de «transparencia y desenchufes» alegáis «agotadas las existencias»?... ¿era tan difícil dejarnos unos pastores, unos labrantines y unas lavanderas que disimulen algo el paisaje de este belén despoblado?... y ya el colmo: ¿ni siquiera os queda el carbón que siempre pedían aquí y que sólo con él se conformaban?... sin embargo, nos habéis dejado dos chismes cuya utilidad desconocemos: un correquetevás con un cascabel delante y otro atrás (¿para emigrar con música de mulillas de arrastre?)... y un correquetecagas con un calzoncillo y dos bragas (que llamáis discriminación positiva)... pues captado el mensaje, majestades... y hemos acordado que el próximo año sólo pediremos una cosa: un culo nuevo, un feliz ano nuevo, pues el viejo está roto, tiene bujero, y nadie reprime las ganas de meternos por ahí lo que abominamos, las leyes tuertas y lo que les sobra... ¿entendéis que estemos hartos de dilatar?...

Carta os escriben
Comentarios