domingo 25/10/20

Cooooooooooooñó

Va de redondeles el titular porque va de redondel el asunto, aunque antes presentaré disculpas por robar la atención con tan barata exclamación, pero también nos vale de homenaje a un campechanote canónigo de estos cabildos que la utilizaba solo si el asunto lo exigía por ser admirable o insólito, y lo hacía así, estirando largo la primera sílaba en suspense para disimular lo grosero o el pecadillo y rematándola tajante con el cachete de la segunda: ¡ñó!... y porque lo mismo me vino a la boca al ver en este Diario la fotografía de una eco-oficina rural (y eso ¿cómo ye?) cuya erección se plantea en el pueblín de San Facundo, Torre del Bierzo, como construcción eco-sostenible, autoenergética (y subvencionable) con un rabioso diseño de ciencia ficción de dos arquitectos a los que el cómic les hizo algún daño de chavales, sin duda, porque les salió un parto de los montes entre platillo volante requeteplateado y un gran donut galáctico, cosa sideral, fantástica nave posada en la ruralidad despoblada (San Facundo tiene 18 habitantes), un destello hipnotizador en aquellas pindias laderas de vecinas antracitas. La cosa la anunciaron la empresa interesada y el pedáneo sin informar siquiera a su ayuntamiento, quizá porque tiene toda la pinta de un imposible que se saca a pasear por llamar desesperadamente la atención y pedirse cacho en esa nueva economía postpandémica que dice que hay que limosnear algo al «campo» que aquí no solo está despoblado, sino desnaturalizado además, nada que ver con lo que fue y de lo que siempre vivió.

Se hará mejor idea el lector si ve la foto en internet (pon san facundo eco-oficina). ¿Y eso qué produce?, preguntó Peláez. Emprendedores del Bierzo y de fuera, dicen. ¿Y qué se emprende ahí, la huída o la llegada?, porque a San Facundo no llega ni señal. Si es por visibilizarse, vale, pero el disparate no tiene un pase (ojo, a veces estos delirios los carga el diablo o el arrime), aunque Peláez pide hacerlo, así los ovnis curiosones se acercarán a fisgar, el pueblo se llenará a diario de fans de avistamientos... ¡y al carajo la eco-oficina!...

Cooooooooooooñó
Comentarios