sábado 27/2/21

El buen tono

En la frente de aquella corsetería de la Plaza de las Palomas se rotulaba el título que primero se me viene a mientes si José Mujica sale a la tele o la charla, El Buen Tono, así rezaba su toldo, y en ese tono y bondad Mújica dice siempre llámenme Pepe, honrado de que todo uruguayo le llame así, y más siendo su presidente o, como hasta hace unos días, senador en despedida. No serán muchos los que no hayan visto el resumen trendintópic que ha circulado por las redes estos días de su despedida del Senado uruguayo donde dio una lección de todo y le cupo en solo los diez minutos que duró su parlamento: agradeció con el corazón por fuera de la camisa, sacó conclusiones de clarividencia futura y hasta se autorretrató como pasional, pero sin cultivar en su huerto el odio (y pocos como él podrían exculparlo tras las perrerías carcelarias en las que dio por guerrilero tupamaro).

Oír a Mujica es como ver rediviva una especie extinguida. No hay políticos así en las altas magistraturas de los países, ni uno solo pasó de palacio presidencial para seguir viviendo en su casita a las afueras. Sin duda, con este buen hombre rompieron el molde al nacer. ¡Cómo no sentir envidia de estadistas de esta talla y honradez ante el panorama político español de necia teatralidad con retórica de baja estofa infectada de tirria mutua y orejeras de siglas-candado!... ¡y cómo no sentir decepción porque ya no habrá otro como él, alguien sobrio que reemplace una última esperanza en la honradez, la sinceridad y el sensato juicio!...

Se retira Mujica de política porque el virus le tiene contra la pared a su edad y la política hay que hacerla en la calle, dice, oyendo a gente y no en despacho, lo que en España equivaldría a un sillón giratorio de consejero en eléctrica de calambrazo nacional. A políticas ya no irá, pero el pensar no lo jubila. Sigue su palabra de orador nato encandilando audiencias, ¡y ese buen tono! (si nunca le oíste, en internet hay profusión de discursos y entrevistas). Es un sagaz abuelo curandero que razona. La tribu debe atenderle al menos.

El buen tono
Comentarios