miércoles 25/5/22

El vacío vaciado

Hacia el belén (político) va una burra, rin rin, cargada de sentimientos... y las urnas le dirán, rin rin, que no es buen momento... pa sentimientos... ni pa plañir... y que el estribillo no variará: «yo me remendaba, yo me remendé, yo me eché un remiendo, yo me lo quité»... ¿?...

Convertida en oferta electoral algo sentimental a fuer de sensacional, la España Vaciada toma ya su alternativa política en la corrida nacional que dará su pistoletazo de salida el 13 de febrero, víspera de san Valentín de los Cuernos, con una novillada castellanoleonesa de chotos con picadores... ¡música, maestro!... sonando el «España cañí» para menear mejor los malos recuerdos y las miradas atrás. Pero no lo llevará nada bien esa España Vaciada presentando candidaturas en sólo cinco de las nueve provincias de esta comunidad porque, encima, por primeriza en el circo, la ley no le permite acceder a espacios gratuitos en los medios y su voz quedará en sordina al no tener bases, maquinaria de partido ni fondos de campaña o créditos. Y es que su símbolo es tan llamativo como gafe. Los símbolos dicen mucho y por eso son importantes, aunque con el tiempo algunos queden obsoletos como aquel yunque-libro de los socialistas (diseñado por un cazurro, por cierto) que acabó en un puño pillando rosa. El símbolo de la España Vaciada es una E al revés, por no decir invertida, una E que mira para atrás y no hacia adelante y que puede interpretarse como un grito loco y desesperado o una orden para volver a fijarse en todo lo que se olvida o se dejó atrás en una ruralidad decaída, decadente y decaedra que poco le importa a las grandes siglas que faenan y pescan lo mayor en lo urbano y en los mandatos económicos.

Es una E algo cangreja, creo. Y hasta su vacío lo vaciarán, cree Otavito.

Veinte euros nos cobró el Oráculo de Pedrún con derecho a reintegro si marra su vaticinio: La E invertida no sacará ni un solo procurador. Hay desecho de otras tientas en sus listas y alguna es refugio de pecadores... o ciudadanos perdidos en su niebla o en friegas con Igea.

El vacío vaciado
Comentarios