domingo 19/9/21

La Marabunta

Marabunta es la palabra que mejor pinta el gesto vengativo de Marruecos abriendo puerta a la más brutal vomitona de gentes migrantes que se haya visto. Su intención es provocar y devolver patadita por el lazo español con lo saharahui inundando (hay quien dice invadiendo; excita mejor la furia nacional) las calles de Ceuta estos días con los subsaharianos que llevaban allí esperando meses, pero añadiéndoles unos cuantos miles de marroquíes de producción propia que no estaban ahí y alguien les avisó para que acudieran de todo lugar a la «jornada de puertas abiertas» que la autoridad mora les brinda (marabuntamigración masiva de hormigas muy voraces que acometen a su paso contra la vegetación y todo tipo de animales; es propia de selvas sudamericanas). Pero ¿quién detiene a una marabunta?...

Fue famosísima en los años 50 una película americana con Charlton Heston y Eleanor Parker de protagonistas titulada The naked jungle, La jungla desnuda, aunque aquí se tradujo a nuestra bola como manda la tradición, Cuando ruge la marabunta, pero logrando esta vez ser mucho más original que el original y ganándole en gancho y punch, no hay comparación (cuenta el drama de un hacendado del cacao en el Amazonas ante una invasión de hormigas soldado que rugen a lo lejos prometiendo dejar asolada toda la plantación).

Entonces lo de Ceuta no es marabunta, dice Peláez; hasta parece desenfadada excursión que se sabe a devolver y no vemos ahí la desesperada procesión rugiente de hormigas voraces, ni siquiera estampida de ñus cruzando el río Mara, aquí mar ceutí sin cocodrilos y hasta con guardias que les ayudan izándoles al espigón, algo que en los foros ultras enfurece reclamando, ya de paso, la cabeza del «maricón de Marlaska». Esta gente le pondría a ese espigón, cree Peláez, su gran estatua de la Libertad emulando a la que recibe al extranjero que llega a América buscando patria, pero la suya sería la de un colosal guardia antidisturbios que en vez de antorcha blandiera en alto una gigantesca porra, la mejor seña de su Liberalidad.

La Marabunta
Comentarios