miércoles 2/12/20

Monseñores

Concluyendo repaso a los últimos prelados de León por si le orientaran al nuevo obispo en algo que no conozca ya sobradamente.

A Larrea le sucedió en este solio Fernando Sebastián Aguilar, muy doctoral él habiendo sido rector de la Ponti en Salamanca, estiradito en su alto rango y estatura y poco amigo su rostro de la sonrisa franca... era como si León no estuviera a la altura de sus circunstancias... y su obispado aquí fue como de interregno, aspiraba a más y acabó un día presidiendo la Conferencia Episcopal. Solo estuvo cuatro años en León, dimitió y la sorpresiva noticia la explicó una de las erratas más célebres que ha proporcionado este periódico en portada, pues bailó el subtitular de su noticia vecina que daba cuenta de las pruebas de carga y resistencia del viaducto Fernández Casado en el embalse del Luna y así quedó la suya: Dimitió el obispo de León. Resistió un peso superior a 23.000 toneladas. Normal.

De su sucesor en el solio, que duró también cuatro años, del 83 al 87, no se acuerda nadie, como tampoco de su nombre, Juan Ángel Belda Dardiñá... ni siquiera la Wikipedia dice nada de él.

Le siguió Antonio Vilaplana Molina, castellonese. Cinco años fue lo suyo, hasta 2002. Me caía bien por el mero hecho de que se le podía ver tomando café totalmente solo, sin protocolos ni secretarios pegados al culo, en el Terma de la calle Ancha, al pie del Seminario y palacio, aunque un gesto de seriedad algo triste le pintaba el rostro. Tuvo problemas con su curia (qué obispo no). De León no se llevó un buen concepto al volver a su tierra natal y, sin embargo, sorprendió que dejara establecido enterrarse en la catedral de León y no con los suyos. Aquí está.

Le sucedió hasta hace días Julián López Martín, que vino algo rebotado de Ciudad Rodrigo donde tuvo problemas con sus diocesanos al oponerse a que charangas del Carnaval se convirtieran en cofradías de Semana Santa (y mira dónde fue a dar). Se sentía mejor con el cabildo de San Isidoro que con el suyo de la Catedral. Almarcha hacía también lo mismo y su curia se escocía.

Monseñores
Comentarios