viernes 20/5/22

¿Pa cuándo?

Hale, ánimo, amigo mío, ya pasó la primera lagrimina, el chinchín de jeto triste y sin eco con el primer pedillo solateras; ya solo quedan dos simulacros más de fiesta profiláctica y con el ¡arímate pallá! escrito en el focico de tela que ya no apeas ni en el cuarto de baño por no verte en el espejo la cara entera de robinsoncrussoe que se te está quedando... ¡Nochebuena superada con nota!... y en la nota pone «¿y mi vacuna pa cuándo?».

Hale, amiga mía, anímate, ya no estás hoy, como siempre en este día, lavando el mantelón de acebos estampados ni resituando la vajilla especial de estas fiestas ni volviéndote tarumba pensando en intendencias de Nochevieja ni pasando la aspiradora rompiéndote el lomo hasta el fondo del sofá, que es a donde va a parar siempre la metralla festiva... ya pasó el primer trago y no hizo falta mantel, con dos manteletes tiesos y dos platos para ti y tu marido sobraron galas íntimas (lo de ese velón de cera roja con purpurina fue al menos un detalle, hija, eres una sentimental), ninguno de los dos hijos pudieron venir y no es probable que puedan hacerlo en Año Nuevo, así que el papel de graciosillo le tocó a tu marido cuando te asustó haciendo una llamada de teléfono: ¿La Guardia Civil?... oiga, mi cabo, ¿la mujer de uno puede considerarse en el apartado de allegados?... en fin, también a ti te cabe un «Nochebuena superada con nota!... y en tu nota también pone ¿y mi vacuna pa cuando?

Hale, modorrín, ánimo, ya pasó tu primera decepción, pero aún quedan otras dos para liarla parda; fue una lástima que la fiesta de doscientos del 2019 se os quedara esta vez en solo setenta con streep-mascarilla y copalante; y si los contagios vuelven a acelerarse con nuevas cepas que ahora vienen con casco y dientes fuera, es probable que tú libres, pero que dejes en la cuneta algún familiar o abuelo que se irá de este mundo cagándose en tu estampa -moción a la que me sumo- porque seguirás dejando claro que no te entra el juicio nipadiós... así que ¡Nochebuena suspendida!, y en el suspenso, una nota: ¿y tu sentido común pa cuando?...

¿Pa cuándo?
Comentarios