sábado 15/8/20

Que te quiero verde

Ecológica y digital es nuestra revolución siempre pendiente, pero el camino para gastar las perras que afloja la Comunidad pasa precisamente por esos campos, los fija la autoridad luterana altoeuropea, ese norte más laborioso y próspero que este sur al que ya llegó el Sáhara como cada año de gira con su orquesta Calima Tropicana y su cuerpo de baile Zudó Marrano, dándonos tabarrita cada noche y, lo peligroso, tentando mucho a pachangas patronales y a rebaños sin mascarilla en andurriales botellones con batiburro y copalante hasta el amanecer. Qué nochecitas nos trajo julio.

Europa ordena ponernos verdes (eso lo bordamos) y ponernos pilas. Ejemplo: drones y ordenadores miden hoy el campo con otras precisiones y la agricultura que mañana será normativa lleva ya esas muletas tecnológicas.

Pero el desierto con su ley veranea en España tres meses u más, como dios el tío, con mucho campo por delante para arder o hacerlo secano. Cualquiera que cruza esto en avión y mira por la ventanilla no ve planeta azul ni verde: el color de la patria es pardo de aridez y alopecia, perfecta bienvenida al desierto que un día se nos quedará para siempre pagando alquiler con fuego. Y entonces, tarde, nos obligaremos a soñar con algo ya poco frecuente hoy: campo verde, cielo limpio, aire fresco y agua cristalina que solo podemos ver juntos a la vez en algún relajante salvapantallas del ordenador.

Cree el biólogo Miguel Delibes (el lince y Doñana ¡le deben tanto!) que esta crisis y el morterón de euros para aplacarla deberían hacer replantearnos la naturaleza: La pandemia nos ha hecho mirar hacia la economía verde como una posible salida de esta crisis. No obstante, nos exige un esfuerzo en reeducación para evitar cometer los mismos errores de siempre. Y es que conciliar lo sostenible con nuestras despepitadas ganas de consumir -ese veneno que nos infectó y nunca se cura gastando lo que se agota o ni queda- no está en la agenda de recuperación industrial que cree un lujo inoportuno el Verde que te quiero verde, verde viento, verdes ramas...

Que te quiero verde
Comentarios