domingo. 05.02.2023

Reyes y reyezuelos

Mal casa con la verdad la leyenda de los Reyes Magos. ¿Qué eran de verdad Melchor, Gaspar y Baltasar? Es sospechoso que sólo los cite uno de los cuatro evangelistas, Mateo, y ni siquiera dice cuántos eran, ni les da nombre, ni les dice reyes, sino magos, magusha, que así llamaban entonces a los sacerdotes de religiones orientales. La inventiva piadosa vino después recreando y engordando lo que nació en pura patraña... y se les puso número (¿eran tres las ofrendas: oro, incienso y mirra?, pues adjudicado, sean tres), y se les dio nombre, se les hizo reyes para asi hacer Rey de Reyes al niño adorado, y se acabó pintando a uno de negro en el siglo XV, al otro rubicundo con rasgos asiáticos y con majestad europea al cabeza de la terna (pregúntate quién manda en los pinceles)... y la tradición de traer regalos los Reyes viniendo de Oriente surgió sólo anteayer por la tarde, es del siglo XIX. Y mañana, la noche se les hace su día, aunque ultimamente no han de trabajar tanto; Papá Noel les resuelve más de la mitad del recado ayudándole además en cada nación de bandera petada el Olentzero vasco, el Tió catalán, el Apalpador gallego, l’Anguleru asturiano, el Esteru cántabro... o el mito pirulero que cualquiera quiera inventarse, como esa Vieya’l monte que sacan de la manga por aquí los inflamaos de leonesitis identitaria para superar carencias o complejos de inferioridad y hacerse un nomenosqué con esta mentira idiota. En fin, que la cosa es regalar por Reyes, pero estando ya requeteservidos, el dilema es el qué. La dictadura de los críos -tan digital- puede aparcarse un rato y Peláez sugiere que todo guaje debería recibir alguna vez en Reyes un ajedrez/damas, unos prismáticos con guía de pájaros, dos buenas novelas (pon El Gran Norte y Mobby Dick) y una harmónica (básica la primera; ya pedirá después una de cambio y trinos)... y cree que estos regalos valen también para las crías, pero novelas no se atreve a sugerir ninguna, lo deja a criterio de mamá... Peláez concluye que los juguetes y regalos que adiestran en algo matan tres pájaros de un tiro... tres... ¿tres?... tres.

Reyes y reyezuelos
Comentarios