lunes. 27.06.2022

Santos Dumont

L a Virgen de los Esparavanes, reina y madre del pueblo cazurro, trajo un amanecer frío con nubes arrogantes y me libró de subir a un globo con el que haríamos travesía de una horita hasta donde el viento suave, pero también voluble, pudiera llevarnos. Menos mal, porque la verdad, a qué mentir, es que iba cagadito a este bautizo (o boda con el vacío, fíate). Y porque me acordé de Santos Dumont, brasileño ilustre, considerado el verdadero padre de la aviación y no los hermanos Wright que se apropiaron de esa gloria por ser de los Estados Unidos, peliculera nación, raza babaya.

Era ya Dumont celebridad en todo el mundo cuando vino a estrapayarse con su globo en La Candamia en un vuelo de exhibición que le trajo a León a principios del siglo XX (rebusco el año y no lo veo, ¿puede alguien alcanzármelo?); promocionaba sus inventos aerostáticos y salió del leñazo con alguna contusión, mancao que se dice aquí (sé que lo leí, pero no dónde, y eso es ya imperdonable). ¡Cómo, pues, no iba a venirne Dumont a los miedos!, aunque también a la envidia sana: de rica familia cafetera él, gastó las perras en viajar, aprender, averiguar, inventar... mejorar esta vida... ¡cómo no envidiar aquellas burguesías cultas viendo estas de hoy hocicadas en el pelotazo, iletradas y con vástagos vagos derrochando capital con muy mal gusto además!...

También en la música popular quedó inmortalizado este intrépido aviador. Alguno recordará aún aquella canción de Pedro InfanteCuando me vaya para Venecia, adiós Lucrecia, te escribiré, te escribiré... tira de la vela, de la vela voy tirando al son de la mandolina, adiós, Catalina mía, noooches de cabaré... y después: Santos Dumont, Santos Dumont inventó un globo que pensaba dirigir con aire solo... y resulta que aquí estuvo el ilustre franco-carioca en un tris de escalabrarse en esos cuestos de cárcavas alegrando así a su viuda con una sustanciosa pensión.

P/D Nuestro globo es ese que sale en el cromo lírico con que el ayuntamiento vende la peatonalización de Ordoño II en colorines. Es todo un globo.

Santos Dumont
Comentarios