viernes 05.06.2020

Un burladero

Todo lo más disparatado que nos cuenten sobre mascarillas creámoslo: 7 modelos, 70 diseños, 700 falsificaciones, 7.000 negocios... las mascarillas se van a llevar y a cambiar muchísimo más que las bragas, que hay que ver lo lucidísimas que las borda la industria lencera para después acabar siendo algo que se oculta (por lo general), así que puede imaginarse uno el amplio campo que brindan las mascarillas para malicias, lujos o disparos, tan por fuera ellas como calzoncillos de Supermán, tan en la fachada del rostro, principal valla publicitaria del cuerpo humano después del culo... ahí lo darán todo sin que puedan ponerle límites la autoridad, la perversa imaginación, la memez o la propaganda: «Se venden mascarillas con cristales esvarosquis, cenefa dorada y tú lo vales bordado en púrpura feminí»... escolta, noia, ¿las hay con cinta amarilla para que el ampurdanés cerrí pueda hacerse un lazo indepe en el cogote y así enseñarlo cuando te dé la espalda?...

Las banderas encuentran en las mascarillas un balcón que grita, ideal para el voceras y también para el agüevao que las convierte en burladero. Los de Vox se apuntaron los primeros a esta moda del «pa chulo, mi pirulo» y de la banderita nacional entendida como si fuera el mandil del morro y el morro estuviera cocinando un cagamento con castañas, bandera que salta de la vieja pulserita «pie de puño» a la boca abanderada que maldice, exige justicia y llama a sangre. Pero ojo, el grito y la hostia no son buen mástil para ninguna bandera; ahí el trapo jironea o lo harán jirones, sobre todo si unos cuantos se empeñan en mostrarlo agresivamente como propiedad particular, como robándoles la bandera al resto de compatriotas al tenerles por indignos, que por eso en España se acaba haciendo odiosa para tantos que, aún así, la saben suya y con ella vibran, lloran o se desesperan... y más que nada, a ella le aforan sus impuestos para que no se destiña, el único patriotismo que vale.

Venía esto a que el alcalde de León también se tapa la boca con una bandera y tenía foto la criatura. Mañana.

Un burladero
Comentarios