jueves 21/1/21

Vendiendo a Gaudí

La rareza es lo que mejor vende. La gente se puso a dar vueltas por el mundo porque bien barato sale viajar. Pero también se cansa de repetir menús prefiriendo a menudo lo exótico, lo insólito o lo lejano solo por ser lejano. Vete a saber ahora si volverá a ser algún día así, con esos costes y muchedumbres; y sin apear la mascarilla. Pero no hay mal que por bien no venga y quizá se descubra a la fuerza que en lo cercano hay tanta rara sorpresa o más que en una espesita y urgida excursión a Praga, lloviendo además.

Por ejemplo, sonando Gaudí en los campanarios del turismo veloz, un Gaudí que tanto eco tiene hasta en un Japón que le adora, León puede lucir rareza y casi exclusividad, pues de las tres únicas obras que proyectó fuera de Cataluña el genial arquitecto de Reus, las dos más llamativas están en León: el Palacio Episcopal de Astorga y la Casa de Botines de esta ciudad (¿y ese eco catalino de llamarle Casa Botines?, ¿habrá que decir un día también Plaza Botines?; si al Botinás de aquel mercader catalán que promovió esta casona le abolló la jerga popular su apellido, ahora le roban hasta la preposición).

A esta casa que tiene más de gótico disneyworld que de neogótico al uso en su época (fantasía aún más deslumbrante en el palacio episcopal astorgano), la han puesto ahora al punto como establecimiento cultural, hostelero y museístico, justificándolo un responsable con que «Gaudí enseñó mucho a León y León enseñó mucho a Gaudí». De lo primero no hay duda, pero lo que enseñó León al catalán le fue más de escarmiento que de provecho: palpó lo maragato y curángano, abandonó airado la obra y juró que no volvería a pasar por Astorga ni en globo, como abandonó también León ante los puyazos del leonesismo cazurrés que fisgaba ocioso cada día aquel trajín protestando por edificar sobre el viejo jardinete de los Ucieda. ¿Y qué pensaría cuando ochenta años después el ayuntamiento le dedicó al fin una calle, pero en puto arrabal, en Cantamilanos?... ¿y si se entera de que Leopoldo Alas le suplanta en bronce en ese banco?... chsssss.

Vendiendo a Gaudí
Comentarios