viernes 22.11.2019

Odios con miel

Hablamos de lo que pasa allí, pero ¿y aquí? Ruido y sordera, decibelios en la boca, palabras como piedras, ladrillazo en los morros.

 

Me llega por tiruliru una foto de las que buscan escojonar y, en este caso, alborotar aún más la charca. Su entradilla: «cuando crees que la tontería ha llegado a su límite, te topas con esto»; y la foto: un tarro de miel, etiqueta en catalán, y estelada: «Mel republicana», que también la miel ha de tomar partido en este pifostio que busca hacer de todo «causa general» y cornetín de órdenes. Y relata ahí su particularidad: «Elaborada per abelles sense reinaEls ruscos (colmenas) funcionen de manera autogestionada»... y al pie: «romaní-alzina-farigola (romero-encina-tomillo)... Consumiu-la amb esperança i alegria». El comentario del remitente destapa el tarro de las esencias (ibéricas) y las burlas van creciendo en apósitos conforme rula la new: «Después de las locas de las gallinas llegan las locas de las abejas: miel republicana elaborada por abejas sin reina; ¡madre mía cómo está la peña!» y le siguen «Jodíos catalanes», «Cuando al tonto o a la idiota les das estudios pasan estas cosas», «¿Es alguna cooperativa de feministas machirulas del Baix Empordà?»... y así va subiendo el tono hasta colarlo contra la insolencia indepe para que se saquen conclusiones bien claritas: 1. los catalanes deliran, 2. o chulean o mienten, 3. son supremacistas, y 4. Cataluña nos roba... el sueño, la caja, el respeto y la paciencia... ¡viva el que diga 155... Torra a la cárcel... y hostias en vinagre al que no quiera escabeche!... Y de este modo ya vamos todos acatando la orden tácita: A encabronarse, ¡ar! Objetivo cumplido.

 

Miré la foto. De entrada, sonreí, claro. Después recelé: ¿y si se trata de una foto falsa o montaje para ridiculizar al enemigo?; los cuarteles de propaganda se dedican a estas cosas. Y lo era. Pero es tarde ya; da igual que fuera otra fake news; ya contribuyó a la causa.

 

Untado en ridículos, el odio ataja más y nos sabe a miel sobre hojuelas, pero cuando lleguen las píldoras amargas, ¿nos las untarán también con miel?...

Odios con miel
Comentarios