lunes 16/5/22

Reválida para la nueva generación

Esta España generacional ha ido pasando etapas y evolucionando en su juego de menos a más cada partido. De no encontrar el olfato goleador a ver puerta con facilidad, de crear muchas dudas a darse un baño de confianza, de pasar desapercibida para la afición a volver a ilusionar y poner al país delante del televisor, y es que el estado de ánimo cambia totalmente la situación de un grupo y el desarrollo del equipo en la competición. Llegar a cuartos de final con todas las opciones es un revalida para este grupo joven de jugadores, con la participación de algún veterano, que hoy ante Suiza quiere hacer historia y entrar en unas semifinales nueve años después. Todo es posible, pero para eso se necesita demostrarlo dentro del terreno de juego, porque la euforia desmedida trae malas consecuencias. En España pasamos del todo a la nada en cuestión de momentos y eso ahora no es lo que toca. Tener los pies en el suelo es lo recomendable y lo estrictamente necesario, porque lo que tenga que venir, vendrá por añadidura.

Esta transición que está llevando la selección española capitaneada por Luis Enrique ha recuperado la ilusión perdida, desplegando un juego con mucha viveza, teniendo el control del balón, presionando en la salida del equipo contrario y generando diversidad de ocasiones, donde la mayor carencia ha estado en la falta de finalización en los primeros partidos. En los dos últimos, cinco goles en cada uno de ellos han empezado a destapar el tarro de las esencias. Pero no es todo oro lo que reluce, y también esa cierta inseguridad defensiva en algunos momentos, está haciendo mella en la capacidad del control del juego y de cerrar los partidos. Si bien es cierto, que el gol supera a la incertidumbre.

Hoy en San Petersburgo, esta selección tendrá la oportunidad de entrar en la historia y reivindicarse como una nueva generación de futuro. No será fácil, porque contra Suiza los últimos enfrentamientos han sido dificultosos, pero no hay que mirar el pasado, sino el presente y España tendrá su ocasión.

Reválida para la nueva generación
Comentarios