domingo. 25.09.2022

La canción de Rachel

Nun relatu qu’escribí alcordándome del Sil que baxaba de la nieve contéi you cómo morriera un día un xatín en ca Felicidá, mia buela. Que morriera un tenralín yera una desgracia, porque amás de perder al animalín podía perdese’l l.leite que daba la vaca. Al poucu tiempu de la muerte cheganon al corral de casa unos homes del pueblu que fixenon un armazón de madera, un «caballete» dicían, ya, en quitando la piel del xatín muertu, puxénonla encima del caballete, de manera que paecía un tenralín vivu ya de verdá. You perguntaba por qué faían aquel muñecu.

Unas horas más tarde dime cuenta de la razón d’aquel.la imitación cona piel del xatín. Yera pa que la madre vaca, la que perdiera un fichu, diera más l.leite, porque cuando al muñir ponían al l.lau de la madre aquel muñecu de tenralín, entós la vaca taba dispuesta a dar más l.leite pa la familia. Había una finalidá económica, pero a mi interesóume más saber que la vaca podía sere felice creyendo que’l xatín nun morriera, ou que resucitara. El xatín taba muertu, pero la sabiduría de la xente fixo que reviviera outra vuelta, anque fuera virtualmente.

Va tiempu, nun contestu diferente dafeitu, viendo aquel.la magnífica película «Blade Runner», viénome a la memoria aquel.la resurrección que provocaba la emoción maternal de la vaca: un humanu puei namorase d’una mucher replicante, porque los nuesos sentimientos son l.libres ya nun dependen de categorías mentales como natural/artificial. Ya la moza replicante, Rachel, tamién podía namorase porque la intelixencia artificial posiblemente crea emociones: ¿quién dixo que la emoción ya l’entendimientu son mundos separtaos?

Nesti mes de mayu chegóunos la noticia de la muerte de Vangelis, el músicu xenial que fixo la banda sonora de «Blade Runner», con una melodía electrónica que nos acerca al futuru inseguru, a un mundu virtual incontrolable. Una de las composiciones de Vangelis pa «Blade Runner» yera la ‘Canción de Rachel’ (Rachel’s song), que nun sal finalmente na película, pero sí nas ediciones posteriores de la banda sonora. Nun podía haber voz mechor pa esta canción que la de Mary Hopkin, aquel.la que cantaba ‘Qué tiempo tan feliz’, basada nuna melodía rusa que nos l.leva a la romántica alcordanza del tiempu que pasóu.

La ‘Canción de Rachel’ qu’interpreta Mary Hopkin nun tien l.letra, yía la pura voz emocionada de la inseguridá pola virtualidá de la identidá propia: al escuitala despiértase en nós la esperanza, la tristura ya la friura del vacíu, un vacíu que manca de forma metálica ya humana. Mary Hopkin naciera nas tierras verdes del sur de Gales, tamién nun mes de mayu.

La canción de Rachel
Comentarios