sábado 31/10/20

El tatuaxe

Las nuesas mucheres d’antias sabían faere d’un repuelgu o d’un l.lunar un reclamu eróticu, porque manipular el cuerpu vien de cuantayá. Sicasí, el tatuaxe nun yía propiu de la nuesa tradición. Vienme a la tiesta’l tatuaxe porque güei, 18 d’outubre, cúmplense yá diecisite anos de la muerte de Vázquez Montalbán, creador de las novelas protagonizadas pol carismáticu Pepe Carvalho.

Na primera obra de la serie, «Tatuaje», Carvalho investiga por Barcelona pa buscar la l.luz nun crime escuru. Apaez nuna playa’l cuerpu esnudu d’un home que l.leva tatuada na parte alta del l.lombu esta sentencia: «Nací pa faere la revolución nel Infiernu».

¿Quién yera aquel calabre que quería dir a los Caldeirones pa derrocar al aburguesáu L.lucifer? Igual un ánxel esterminador, que vieno nun barcu de nome estranxeiru ya bebiera cerveza a farta. Val más superar el desamor con un microrrelatu que chorar ya afuxir como un cobarde. Yera por 1974 ya daquel.la había exemplares a esgaya d’esta obra nas l.librerías, agora cuesta atopalos.

Bigas Luna l.levóu al cine la hestoria, anque pa película de tatuaxes quédome you cona comedia de Louis de Funes, «El tatuáu». Un marchante descubre qu’un viechu soldáu francés tien tatuada una pintura de Modigliani.

«Quiero tatuar una mucher no tou l.lombu», dixo’l xenial pintor ya marcóu con sangre una de las suas típicas figuras femeninas, mientras el soldáu taba quietu ya tumbáu na mesa de billar de la tabierna, en realidá un sitiu elegante: el Café du Dôme de Montparnasse. Tratábase, entós, de vender el l.lombu tatuáu a unos americanos, cousa non fácil porque pa naide yía platu de gustu que t’esfuel.len, anque asina te faigan inmortal. En dalgunas partes, como Xapón, l’arte de tatuar chegóu a tenere muitísima popularidá ya sofisticación.

Tanizaki, no sou relatu «Tatuaxe», sublimóu con guapura siniestra la figura del tatuador Seikichi, qu’escochía a los sous clientes ya ponía preciu ya tema pal dibuxu. Disfrutaba sádicamente remesturando sangre ya tinta ya observando no suelu a las suas víctimas tatuadas, inconscientes pol dolor.

Pero un día viera’l pía guapísimu d’una mucher ya obsesionóuse con tatuar el l.lombu d’aquel cuerpu. Anos más tarde, en reconociéndola, convencíula pa dexase tatuar ya fixo, de nueite ya de día, la mechor figura, la más guapa, una araña diabólica que daba’l poder total a la fema.

Como si fuera una mantis, la fema fixo del tatuador la sua víctima primera. El tatuaxe chegóu a nós ya alita na xente moza. You alcuérdome agora d’una mantis de verdá, non metafórica, tatuada no brazu d’un amigu. Pero esa hestoria muel-la outru Molín.

El tatuaxe
Comentarios