miércoles 08.04.2020

En Valderas

EL MOLÍN DEL TIEMPU | En Valderas vi por última vez a Ernesto Escapa. Yera un día de los cabeiros del pasáu mes d’abril, cuando nos axuntemos antiguos compañeiros d’estudios na adolescencia

En Valderas pasóu la sua infancia ya adolescencia’l Padre Isla, anque naciera en Vidanes. Escribíu muitu, pero la sua obra más conocida yía la «Historia del famoso predicador Fray Gerundio de Campazas, alias Zotes». Igual que Cervantes acabara conos l.libros de cabal.lerías, quixo tamién José Francisco de Isla terminar cona oratoria de los flaires con una parodia chena d’aguda ironía. Esta obra nun tien cuasi acción, pero nel.la bril.la sobremanera’l dominiu del l.linguax ya’l xeitu pa faer crueles críticas con esaxeraciones ya situaciones absurdas. Autor muitu sabiu, diz cousas sobre’l léxicu de la xente chana («de los naturales», «del país», dicía él), alcordándose, por exemplu, de ‘la tenada’. La primera vez que vi físicamente esti l.libru fuera nas manos d’Ernesto Escapa, con quien tengo conversao sobre la sorna qu’había naquel.las muitas páxinas.


Menos valoráu de lo que merez, el Padre Isla yía unu de los grandes autores en cuantas a la capacidá pa provocar en nós, al l.leelu, l’almiración pola sua fina intelixencia. Poucos autores habrá na l.literatura en l.lingua española que seyan quien a faer testos con un humor tan axeitáu. Fuera un escritor mui valoráu fuera de la frontera española, la que cruzóu cuando echanon a los xesuitas en 1767, yendo a parar a Bolonia, onde murríu. 


En Valderas vi por última vez a Ernesto Escapa. Yera un día de los cabeiros del pasáu mes d’abril, cuando nos axuntemos antiguos compañeiros d’estudios na adolescencia. Las conversaciones diban alredor de cousas d’actualidá, pero tamién de l’alcordanza, con un aquel de murnia, d’aquel.los tiempos que yá quedan mui l.luenxe. Por supuestu, hubo espaciu pa comentarios l.literarios, porque Ernesto yera, polo menos asina lu vi you siempres, una persona a la que nun podía estremase de los l.libros. Más tarde escribíu él no Diario de León una crónica d’esi alcuentru d’antiguos compañeiros ya, conas palabras que tan bien dominaba, fixo una guapa estampa de Valderas ya de los sous homes ilustres: «Valderas fue fecunda cuna de ilustres de misa y pluma, como el Padre Isla, don Antonio de Lama y el obispo Panduro».


Daquel.la, un grupu de compañeiros adolescentes yéramos fanáticos de la l.literatura ya nestas cuestiones siempres nos ganaba Ernesto, que tenía los mechores l.libros ya, tamién, los más guapos. Teníamos-l.ly muita envidia, anque sanísima. Paez mentira, resulta imposible pensar que yá nun seremos quien a conversar con él de los l.libros nin a escuitar el sou especial aquel d’humor cuando contaba las cousas. La mechor alcordanza d’él yía volver a estas cousas de la l.literatura.

En Valderas
Comentarios