lunes. 03.10.2022

Espantapastores

Al sur de Londres ya pola parte de Surrey hai un pueblu que tien el nome de ‘Ockham’. Yía una población pequena, tien poucos vecinos, pero’l sou nome suena muitu porque se diz que fuera ail.lí onde naciera un pensador bien importante de la Edá Media: el filósofu Guillermo d’Ockham. Son muitas las ideas d’esti pensador que cheganon a nós, pero una d’el.las yía la de que los signos qu’usamos los seres humanos puen ser de dúas clases: naturales o convencionales. El fumu, por exemplu, yía un signu natural del l.lume, porque si vemos que sal fumu d’un sitiu entós eso ‘significa’ que por ail.lí hai l.lume. Pero outros signos son convencionales o artificiales, porque yía la sociedá las que los fixo, non la naturaleza. Por exemplu, el color verde nas señales de tráficu diznos que tenemos vía l.libre pa pasare, pero yía asina por alcuerdu de la xente. La ciencia de los signos, la semiótica, tien un precedente nesti autor, anque muitas teorías que dixo Ockam paécennos agora bien inxenuas.

Una forma de ver los signos naturales yía pensar que la naturaleza «diznos cousas». La naturaleza comunícase con nós ya anda de continu conversando, mandándonos mensaxes conas nubles, cona xelada, cona l.luz del sol. L.lograr la plenitú de la vida yía posible, probablemente, si somos quien a entender lo que la naturaleza nos diz. El mesmu cuerpu nuesu, que yía naturaleza, va diciéndonos cuálu yía’l sendeiru que tenemos que siguire. Son mensaxes dulces, non violentos, pero si nun faemos casu d’el.los vamos a la fana, al precipiciu, al desastre. «Sos mui nuevu pa faere lo que faes, sos mui viechu yá pa siguir fayendo lo que faías antias». Una gotina de sangre puei ser un mensaxe d’alvertencia. Una manchina na piel yía, quién sabe, el corréu que nos diz lo que puei pasare. El dolor, el compañeiru que conocimos bien ceo, tamién yía un mensax de la naturaleza: dalgo amenaza la tua vida. Outramiente, de la naturaleza chégannos tamién mensaxes guapos como sendeiros a la felicidá.

Especiales son los mensaxes de que chega l’outuenu. Los amigos qu’andan polas montañas dícenme que yá por setiembre salienon las flores de las plantas «espantapastores». La tierra saca pa los nuesos güechos estos seres vivos, que tienen nomes científicos como «colchium autumnale» ya nos avisan de que los días nun dexan de menguare. Entós, igual los turistas que los qu’andan conas ougüechas tienen que dir baxando a partes menos frías ya de más blandura. Las flores espantapastores son l.letras vivas del mensax que la naturaleza quier mandanos: «hai un tiempu pa cada cousa, asina que fai lo qu’agora te correspuende».

Espantapastores
Comentarios