sábado. 25.06.2022

Hänsel ya Gretel en Caín

Van más de trenta anos que Julio Camarena, importante estudiosu del cuentu popular, pañóu en Caín (Valdeón) el cuentu d’un nenu ya una nena a los que la madrastra nun quería. Ya como buscaba echalos de casa, l.levóulos pal monte ya dexóulos ail.lí solos pa que se perdieran. Pero nun se perdienon, non, porque’l nenu, que yá sospechaba de la madrastra, dexara unas cuantas piedriquinas. Ya siguiendo las piedriquinas alcontróu outra vez la casa.

Al día siguiente la madrastra l.levóulos outra vuelta al monte pa que se perdieran ail.lí, pero esta vez los nenos nun alcontranon el sendeiru de vuelta porque’l rapaz nun dexara piedrinas, sinón migachinas de pan, que los páxaros comieran. Ya los nenos perdiénonse ya al faese nueite piechu alcontranon una casina con cousas mui ricas ya dulces pa comere: carambelos ya galletas. Ya salíu una viecha ya invitóulos a entrare. Ya los nenos entranon mui contentos.

Pero la viecha yera una bruxa muitu mala. Ya quería engordar al nenu pa comelu más tarde, asina que lu encerróu nun cuartu ya obligábalu tolos días a sacar el dedín por un furacu na puerta, pa ver si engordaba bien. El nenu, que yera mui l.listu, engañóula ya en vez del dedín sacaba un güesu, pa que la bruxa creyera que nun taba entovía bien cebáu.

Un día la viecha yá nun aguantóu más ya calentóu bien el fornu, arrousándolu pa cocer ail.lí a la nena, porque l’harmanín taba flacu. Pero la nena, al ver el peligru, dixo a la bruxa:

-¡Enséñame’l fornu por dientro!

Ya la bruxa asomóuse a la boca’l fornu pa enseñalu ya la nena emburrióula ya la bruxa cayíu pa dientro ya cocíu ail.lí. Entós los nenos apañanon los tesouros que guardaba la bruxa ya marchanon polos pueblos hasta chegar a casa. En chegando, echanon a la madastra de casa ya fixenon ricu al padre, que yá taba viechu.

A estos harmaninos conocémoslos pol nome de Hänsel ya Gretel, porque con esos nomes escribienon la hestoria que pañaran no folclor alemán los tamién harmanos Grimm. Pola puerta principal de la nuesa casa cheganon, entós, a nós los dous harmanos, pol sendeiru de los l.libros del Romanticismu, que buscaba la guapura nas tradiciones populares.

Pero pol portiel.lu d’atrás cheganon tamién a nós esos mesmos cuentos, non escritos, sinón contaos de xeneración en xeneración. Cheganon de forma más humilde, dichos no filandón o xunto al briezu. Son cuentos siempres seductores, que nos cuentan, envueltos en pantasía, las cousas importantes, las bases morales de la nuesa vida: ¡malditos los que mancan a los nenos, malditos los criminales! Ya esperanza pa los nenos probes: porque un día serán ricos ya felices.

Hänsel ya Gretel en Caín
Comentarios