lunes. 03.10.2022

Hestoria d’una envidia

Cada pasión ya cada envidia tienen un procesu ya un momentu primeiru. Alcuérdome d’escuitar de mia madre la hestoria de Ruda, una brañera a la que la envidia terminóu comiendo’l corazón. Ruda odiaba a outra moza del pueblu porque yera guapa ya al.legre. Un día, cuando había muita nublina por aquel.los montes, dexóu Ruda que las vacas de la outra moza se perdieran por fanas peligrosas ya terminaran muertas. Naquel.la sociedá tradicional dexar morrer el ganáu d’outros vecinos yera un pecáu muitu grave escontra una l.lei non escrita, pero sagrada. Tanta maldá fixo que, en morriendo Ruda, el sou espíritu s’arrastrara polas cabanas de la braña, arrepintiéndose de la sua envidia mortal. Ya contaba la xente que, pola nueite, sentíanse las suas voces de sufrimientu ya de pena: «Ruda, Ruda, más ruda foi you…»

Pero cada odiu tien una hestoria, como si fuera un ser vivu cualquiera. Asina, la malquerencia naz, crez, reproduzse ya termina cona muerte, igual que’l ciclu vital de la truita, del melandru o de la pumariel.la (o seya, la mariposa). ¿Cuándo entamóu la envidia de Ruda? Al escuitar a mia madre contar esta hestoria perguntábame you siempres cuándo principiara aquel.la envidia, porque’l rencor nun yía eternu, sinón que naz nun instante concretu. Dalgunas veces somos quien a percibir esi momentu primeiru. Por exemplu, aquel amigu que yera de verdá un amigu hasta qu’un día vimos na sua frente un pequenu síntoma de cambiu no tocante a nós. El síntoma puei sere una palabra o la entonación d’una voz. O una mirada, porque los güechos nun son quien a disimular los sentimientos. Pero siempres hubo un principiu que semóu en nós la sospecha de que nesa persona nacía un deséu ya una furia pa mancanos.

Pienso you agora cómo sería aquel instante primeiru no qu’aquel.la guapa moza se díu cuenta de que taba envidiada por Ruda. Dalgo me diz que’l síntoma primeiru fuera, precisamente, la mirada, igual una mirada rápida, pero abonda pa xelar l’alma. Dempués d’esi momentu inaugural vendrían outras miradas, cada vez más chenas de resentimientu. Al dir ferviendo aquel odiu, la envidia apoderaríase del cuerpu enteiru de Ruda ya garraría’l timón de la sua esistencia, porque un corazón envidiosu yá nun puei vivire ensin el resentimientu, que termina siendo la meta final.

Faíame you outra pergunta al escuitar de mia madre aquel.la hestoria de Ruda: ¿por qué naz la envidia? ¿Por quéi? Enxamás seremos quien a saber el porqué, pero podemos suponer que l.levamos dientro una semiente mui viecha, una semiente espetada na estirpe humana ya que vien con nós dende muitu antias de que naciéramos.

Hestoria d’una envidia
Comentarios