domingo. 25.09.2022

Las bravas, tamién

El rodenu del molín del tiempu l.levóume estas mañanas seruendas al prau onde viven dúas castañales que vienen de la mia familia. Tolos outuenos chega’l momentu d’aveirase a las el.las pa pañar las castañas que van pingando. Pingan, baxan al suelu siguiendo la sabiduría que tien impresa la nuesa naturaleza. La mozada primera que recochí, xuntando las dúas manos, enseñábame unos frutos cubiertos pola humedá de la xelada. Más tarde, enseñéi al sol unas poucas de las castañas que tenía na manu esquierda ya vi que bril.laban d’allegría pola bravura de la l.luz del outuenu. Darréu, mientras con una manu garraba un pequenu cestu, cona outra diba you echando ail.lí las castañas que salían de los ourizos.

Nun son iguales tolas castañas nin tolas castañales. Las mechores son las que cuidóu la xente, las que los viechos inxertanon, las cultivadas o domésticas. El nuesu paisaxe nun yía namás un resultáu de la naturaleza, sinón que los praos, los eiros ya muitos árboles ya muitos montes vienen del trabachu humanu. Tamién las castañas, esas xoyas que dende van sieglos aproveitemos pa la supervivencia, son asina gracias a la nuesa cultura.

Pero tamién hai castañas salvaxes, non domesticadas: son las bravas, que son peores pa comere. Esto val en xeneral pa tolas plantas: l’árbol non inxertáu ya’l frutu bravu que da aprovéitase muitu menos ya val poucu pa la mesa. Pero ¿qué yía «ser bravu»? ¿Dicir qu’una cousa yía brava quier dicir siempre que seya mala?

Non, nun siempre las cousas bravas son malas. Igual val la etimoloxía pa entender mechor los sendeiros del significáu d’esta idea de la maldá ya de la bravura. Nun se sabe muitu bien cuálu yía l’aniciu de la palabra «bravu». De las muitas hipótesis que se fixenon no tocante a esta cuestión, la más probable yía la que diz que vien del griegu, que chamaba «bárbaros» a los analfabetos que nun yeran quien a usar la l.lingua culta. Pero esi caráuter de lo salvaxe, de lo non cultiváu resulta que tien tamién un aquel positivu, porque la fuercia de la naturaleza yía’l poder básicu pa la vida.

Asina resulta que pa nós «bravu» yía tamién aquel.lu que val muitu, que yía potente, que nun se dexa dominar, que resiste. «Bravu» yía aquel.la entidá que naide foi quien a domar, a reprimir. You tengo no mieu prau dúas castañales. Una yía inxerta, la outra yía brava. De la inxerta paño’l frutu que va xuniéndome a la filera de los antepasaos que tamién ail.lí pañanon: ya mientras you paño agora, el.los siguen pañando. De la castañal brava tamién paño you la sua figura, que desafía poderosa al cielu. Tamién tu, castañal salvaxe, sos un tesouru.

Las bravas, tamién
Comentarios