jueves. 06.10.2022

La metáfora ya’l vivire

La metáfora val pa que la realidá nun nos aplaste, val pa vivire. Gracias a la metáfora superamos la melancolía ya tamién l’absurdu del presente. Nesti tiempu de güei, con pouca comunicación cara a cara, perdemos la frescura de la l.lingua oral ya echamos de menos a la xente d’antias, que tenía más plasticidá ya más metáforas. El l.linguax de los viechos yía más «l.literariu», menos planu que’l que nós usamos agora. Un viechu mui viechu dicíame un día que los Caldeirones, o seya, l’Infiernu, yera un ‘sitiu chenu de rebol.los queimando’. Alcuérdome d’una mucher que faía memorias d’un familiar que s’afogara al dir pa Buenos Aires en barcu. El.la, qu’enxamás viera mar nin navíos, faía un relatu vivu imaxinando aquel.los momentos:

— Nun séi lo que pasóu, nun séi si valtaría’l carru nel augua…

El mar yía una de las cousas onde bril.lan las metáforas. Na antigua poesía nórdica, bien cercana a la tradición popular, atopóu Jorge Luis Borges una muitu guapa: la que chama al mar ‘el sendeiru de la ballena’. El mesmu Borges definiera tamién el mar como un ‘llinguax del que yá desconozo los códigos’. Esti escritor arxentinu tratóu muitas veces l’asuntu de la metáfora ya yá de mui nuevu, con namás 22 anos, siendo corresponsal en Buenos Aires de la revista «Cosmópolis», fixo un escritu onde pon exemplos de metáforas chenas de l.luz, como aquel.la de Quevedo, que chamaba al xilgueiru ‘voz pintada’.

Dalgunas metáforas somos quien a clasificalas ya entendemos el mecanismu que las produz, como aquel.la que fixera Góngora: ‘los arados peinan los agros’. En «Las mil ya una nueites» un amante xuega cono tiempu cuando canta la guapura de la sua novia, la que tien tres cuadriel.los (trenzas) escuros que nos faen ver ‘tres nueites xuntas’.

Pero outras metáforas son impenetrables a la razón ya contentámonos cona sua guapura, como aquel.la que fixera Shakespeare al referise a ‘la escuridá que ven los ciegos’. N’outros casos nun sabemos si podemos o non descubrir la clave ya tenemos una prestosa inseguridá, como con aquel.la que chama a la l.luna ‘espechu del tiempu’.

La metáfora faise al ritmu del vivire. Asina, a las formigas, prietas ya caminando cono sou feix al l.lombu, chamábalas la nuesa Eva González ‘viyudinas’, siempres trabachando en soledá. La metáfora yía onde más s’axuntan la sensibilidá ya la intelixencia. La metáfora, imprescindible pa la l.literatura, yíalo tamién pa la vida diaria, porque nos ayuda a caminar pola senda estreita del pensamientu. Disfrutar de las metáforas de la vida yía un buen sendeiru, unu de los mechores, p’afuxir de la nada ya de la tristura.

La metáfora ya’l vivire
Comentarios