domingo. 25.09.2022

Olvidare pa vivire

Faigamos un paséu, un paséu cualquiera, un paséu por un sendeiru cualquiera. Un paséu por una plaza cualquiera de la ciudá. El paséu yía pequenu, nun duróu más de diez minutos, pero, en terminándolu, ponémonos a pensare cuálas fueran las cousas que viéramos nesos poucos minutos. Alredor de nós el sendeiru enseñóunos muitos árboles ya casas ya miles de fuechas. Los nuesos pías pisanon cientos ya cientos de piedriquinas. Los güechos vienon muitísimos morrillos ya páxaros ya conas nuesas ourechas escuitemos muitas cousas. Sicasí, al chegar al final del paséu yá cuasi nun nos alcordamos de nada: namás, a lo mechor, guardamos la imaxe d’una planta que chamóu la nuesa atención pola sua guapura. La realidá yía infinita, mientras que nós somos seres finitos ya minúsculos. Eso quier dicir que del presente ya del pasáu perdemos práuticamente tolas cousas ya matices ya quedamos, namás, con una mínima parte: la que nos interesa. Ya los nuesos intereses son tamién bien pequenos.

El sendeiru va siempres pol mundu cercanu de la nuesa vida. Yía verdá que tenemos la obligación de reclamar la oxetividá más grande posible ya qu’hemos denunciar la manipulación, pero somos humanos. Nun puei habere un mapa tan grande como’l territoriu que quier representare, porque sedría inútil: fairíanos falta outru mapa más pequenu pa entendelu. Del mesmu xeitu, nun pue haber una memoria humana tan grande como’l tiempu recordáu, porque nun habría tiempu p’alcordanza tala: nin siquiera siendo dioses sedríamos quien a dedicar tantu tiempu a la memoria.

El grupu de poder, una secta cualquiera, cualquier gobiernu, entaman fabricando la sua hestoria ya reduciendo los matices incontables de la realidá pa, con un esquema simple, entendere la sua posición nel mundu ya faere una ética social. Yá lo dixo Renan: los grandes coleutivos «afítanse na mentira hestórica».

Ya pasa lu mesmu con nós como personas: namás nacer, igual antias, entamamos a tachar, a destruir, a desaniciar, porque necesitamos quedar namás con una pequenísima cantidá d’imáxenes pa venos ya entendenos. La conciencia de la nuesa persona yía posible refayendo mui parcialmente’l nuesu pasáu.

Ésta yía la paradoxa: la naturaleza humana necesita reducir, desaniciar ya reconstruir la realidá pa entender ya pa poder, pero, al mesmu tiempu, pierde asina la incalculable realidá de cousas que tenemos alredor. Namás hai una alternativa al fanatismu reductor, al paranoicu que persigue a los outros porque nun creen nuna verdá inventada: reconocer la paradoxa ya, al mesmu tiempu, dedicase a mirar los detalles del mundu cercanu ya pequenu de la vida.

Olvidare pa vivire
Comentarios