miércoles 12/5/21

El poder simbólicu del cuerpu

Tal día como güei, van 1385 anos, chegóu pa Isidoro de Sevilla la muerte. Yera’l 4 d’abril del anu 636 cuando terminaba la vida d’unu de los sabios más importantes de la hestoria. San Isidoro axuntóu na sua obra parte del saber de tola cultura clásica ya gracias a él cheganon a nós conocimientos que d’outra miente nun seríamos a tener anguanu. Dexóunos tamién testos d’hestoria onde l.leemos la sua visión d’Hispania como nación goda ya a la que fixo una al.labancia muitu conocida ya emotiva («Laus Spaniae»).

Unos cuantos sieglos más tarde, al chegar el cambiu de mileniu, alcontróuse’l Reinu de L.lión como’l poder más fuerte de la península. Yera un auténticu imperiu: controlaba los outros territorios cristianos ya tenía un espaciu musulmán fragmentáu en taifas. Pero un gran poder militar quier siempres afitase con un poder simbólicu que lu l.lexitime: traer los restos d’Isidoro de Sevilla pa la nueva ilesia palatina yera una manera d’afitar el poder del Reinu. Fernando I mandóu que’l taifa Al-Mutadi entregara la reliquia de San Isidoro, que chegóu a esta ciudá en 1063. El viaxe de los restos del sabiu chenóuse de milagros ya l.leendas hasta terminar no qu’agora yía capital d’una provincia, pero que daquel.la fuera’l centru políticu d’Hispania.

Repítese en muitas culturas esta creencia: pensar que lo que queda del cuerpu guarda un poucu del poder que tuviera aquel.la alma que lu al.lumaba. Nos testamentos de la nuesa tierra la xente pagaba cuanto tenía pa, en terminando la vida, siguir al pía del altar o cerca d’un santu, como resguardu d’una entrada pal cielu. Unos cuerpos dan poder ya felicidá, outros buscan el bien axuntándose al poder de la fuente máxica.

Diznos la ciencia que, en chegando la muerte, el cuerpu que queda yía simple materia, onde yá nun hai nada humano. Un puru ya fríu análisis fisico-químicu dirá que’l cuerpu que queda nun val más que cualquier tueru d’árbol o piedra anónima del sendeiru. Pero cuesta caru aceutar la verdá esfrecida de la ciencia.

Somos humanos porque máxicamente pensamos que’l cuerpu que queda yía más que la materia. Las alcordanzas del ser que quiximos, las antiguas sonrisas, las tardes que fueran amor ya placer, tienen que siguir cristalizadas nesi cuerpu que queda. Gracias a la fantasía de que’l cuerpu guarda un poucu d’aquel.la vida, gracias a esa fantasía nun somos como los outros animales.

Los humanos siempres buscamos pal nuesu cuerpu un futuru dignu: xuntu a outru ser al que quiximos, delantre del mar, embaxu d’un teixu, al l.lau d’una ilesia. Queremos enfrentanos a la eternidá cómodos, tranquilos, bien queridos.

El poder simbólicu del cuerpu
Comentarios