miércoles. 28.09.2022

Retratos adolescentes

Pola tarde de güei, esti domingu de marzu, entra la primavera ya marcha l’iviernu. Dedícase xeneralmente la chegada de la nueva estación a festexar el pasu a un tiempu mechor onde la naturaleza quier faenos más felices. Sicasí, hai motivos pa sentir pena pola desapaición del iviernu, que tamién tien cousas buenas. You, qu’estudiéi na ciudá pola adolescencia, sentí lo más esencial d’el.la nos meses del iviernu. Porque al chegar la primavera tienen protagonismu los árboles ya las flores ya pol branu hai una etapa de provisionalidá, como si nun fuera real dafeitu. Outramiente, tamién l’outuenu conas fuechas anubre’l paisax, déxalu nun segundu planu. Pero l’iviernu esnuda la ciudá, qu’apaez delantre de nós tal como yía de verdá, cona sua figura física ya esencial. Si faigo memorias de cómo yera aquel.la ciudá pal estudiante, véiola conas suas plazas ya fuentes del iviernu, polas que cruzábamos los amigos cuando díbamos buscando dulces pal amargor de los días grises qu’entamaban los l.lunes.

Cúmplense por agora cientu ya seis anos de la espublización de la novela de James Joyce «Un retratu del artista adolescente», que me presta más no presente que nos anos tempranos, cuando la l.leyera por vez primera. La distancia personal del tiempu acércame, paradóxicamente, a aquel.los momentos, a las memorias urbanas ya a aquel.las páxinas. Por exemplu, la esperiencia eufórica de baxar a la ciudá pa dir a la estación ya garrar el tren que nos l.levaba a casa cuando chegaba la Navidá: volver al nial del que nos arrincaran cruelmente. O la vuelta triste al terminar los días primeiros de xineiru.

Cada vez que caminábamos pola ciudá yéramos un poucu diferentes, porque los tiempos adolescentes taban chenos de vendavales turbulentos que nos cambiaban frenéticamente ya diban l.librándonos de los temores infantiles. Díbamos apartando ya superando los castigos de las chamas infernales, el pánicu a la condena polos pecaos inevitables. Conos pías esnudos díbamos enterrando la norma brutal que nos grabaran nel alma, marchábamos a un nuevu mundu onde yá nun reconocíamos al ídolu que plantaran en nós, que nun yera’l buen dios, sinón un personaxe vengatible, que vixilaba en qué momentu diba descubrir la nuesa perdición.

Había outras adolescencias, como la primera xuventú de las vacaciones no pueblu. Pero los que tenemos como asociación esencial aquel.la ciudá ivernal, guardamos la estampa final de nós pasando xunto a fuentes ya plazas, dando la bienvenida a la vida porque cortáramos el remu, el cordón umbilical, ya entrábamos nas auguas d’un mar que podía l.levanos a un puertu nuevu.

Retratos adolescentes
Comentarios